Tips para adelgazar unas libritas antes de Navidad y lucir tu vestido favorito

 
Jue, 12/06/2018 - 12:35
Una guía de cómo cuidarte antes, durante y después de las fiestas de fin de año, para que puedas usar la ropa que quieres y disfrutes sin remordimientos.
Se acercan fechas de celebraciones, momentos para compartir con familiares y amigos, en reuniones y eventos. Las fiestas decembrinas son, sin duda, las más especiales del año y todas las tradiciones de esta época vienen acompañadas de rica comida y ¿por qué no? de algunas copas.
 
El hecho de que llevemos un estilo de vida saludable no significa que vamos a dejar de disfrutar los momentos importantes de la Navidad. La clave, como siempre, es el balance. Vivir el momento, sin caer en excesos, y prepararnos desde ya para poder lucir ese vestido que tanto te gusta.
 
¡Comienza hoy! Aún quedan varios días para que tu cuerpo reaccione a una buena alimentación y puedas deshacerte de esas libritas de más. 
Sigue las siguientes recomendaciones y alcanza tu meta. Lo primordial es que tomes la decisión de enfocarte en el objetivo y dejes las excusas a un lado, incluyendo la más común: ya es diciembre, empiezo en enero. La idea e,s precisamente, no perder el norte este mes.

Antes del evento

  • Comienza limpiando tu despensa y sacando todo lo que te hace caer en la tentación como galletas, dulce, pan, chocolate, etc.  Sustituye lo anterior por snacks saludables como yogurts, frutas, gelatina sin azúcar, almendras, entre otros.
  • Haz tres comidas principales controlando las porciones y no olvides las meriendas. Esto evitará que llegues con mucha hambre a la siguiente comida principal y comas de más.
  • Debes apretar más a medida que se acerca la fecha del evento. Con esto me refiero a realizar una “dieta de descarga” desde tres días antes. Consiste básicamente en suprimir los carbohidratos almidonados en la mayoría de las comidas, solo consúmelos en el desayuno y procura que el resto de tus comidas sean proteína y vegetales. De más esta decirte que debes evitar dulces, sodas y bebidas alcohólicas.
  • Cumpliendo con el punto anterior, notarás la desinflamación en tu cuerpo y te sentirás mucho mejor.

Día del evento

En todo plan de alimentación lo mas importante es cubrir las necesidades del cuerpo en cuanto a nutrientes se trata. Contar los gramos de carbohidratos, proteínas y grasas es más importante que contar las calorías. Sin embargo, tomando en cuenta que si mantienes un balance energético en donde las calorías que consumas sean igual a las que gastas, mantendrás el mismo peso. Por consiguiente, si el día del evento no te excedes en el requerimiento calórico de tu cuerpo, no habrá consecuencias trascendentales. 
 
Considerando que en el evento abunda la comida altamente calórica (y rica también), es muy probable que si comes como lo haces cualquier otro día, sumándole una cena “atípica” bastante generosa, termines excediéndote con  el número de calorías que “debes” comer. Trata de mantenerte entre 1400-1700 calorías durante todo el día (este número es referencial, ya que cada cuerpo tiene diferente requerimiento calórico mínimo). 
 
¿Qué quiere decir esto? Que mientras menos comas durante el día, más podrás comer en la noche. No se trata de pasar hambre ni llevar al límite nuestro cuerpo, pero esta técnica puede resultar útil en momentos como este. ¡Ojo!, no es algo que debes hacer todo el tiempo, no es una práctica que forme parte de un plan de alimentación normal, y no debes hacerlo si tienes alguna condición especial de salud. 
 
La mejor manera de llevar a cabo esta técnica es comenzar con un buen desayuno que tenga los tres macronutrientes, tomar más de 3 litros de agua durante el día, beber café o té si te da ansiedad y comer un snack en la tarde como sopa con pollo,  huevos, alguna fruta o  yogurt. Estarás lista para disfrutar del evento sin remordimiento. 
 
Come de todo, pero no te excedas con las porciones y sírvete de forma moderada. Además, recuerda que el cerebro se tarda 15 minutos en darse cuenta de que estás saciado, por lo tanto, come lento.
 
Si vas a consumir alcohol, ten en cuenta que la mayoría de los cocteles son densamente calóricos, así que elige opciones tales como espumantes o vino tinto. Y toma un vaso de agua después de cada copa.
 

Después del evento

Al día siguiente, tienes que hidratarte muchísimo para contrarrestar la retención de líquido causada por los carbohidratos consumidos. Una alta ingesta de vegetales y sopas te ayudará con este objetivo. Evita por completo las harinas y carbohidratos almidonados y retoma tu alimentación sana y balanceada los siguientes días.
 
Lo más importante es que disfrutes de las fiestas decembrinas sin remordimientos. No te cohíbas de comer tu plato favorito. Una vez al año, no hace daño.
 
¡Felices fiestas! 
  • Compartir: