Esta es la razón por la que deberías practicar el "mindfulness" a los 40

 
Mar, 03/05/2019 - 09:00
Por complicado que suene, esta práctica consiste simplemente en entrenar la mente para volverse más conscientes de nuestro interior

Por: Laura Posada

Profundicemos hoy en el mindfulness o la atención plena, y en por qué deberíamos comenzar a practicarla (si no lo hemos hecho ya) o a practicarla más, si ya hemos tenido la suerte de tropezarnos con ella.

El mindfulness es simplemente entrenar nuestra mente, así como hacemos con nuestro cuerpo. ¿Y con qué objetivo? La idea es volvernos más conscientes de nuestro propio ser interior, nuestros pensamientos, intenciones, emociones y sensaciones y también de nuestro entorno, las circunstancias y las personas que nos rodean. Es entender que estamos en el momento presente y aceptar, sin juicios, críticas ni culpas, lo que sentimos y pensamos en un momento determinado y dejarlo ir, sin aferrarnos. Y lo hacemos a través de unos profundos estados de concentración y atención que vamos alcanzando a medida que entrenamos más y más nuestra mente.

Leer más: Los 40: una oportunidad para comenzar a vivir nuevamente

Lo que más me gusta de la atención plena es que con ella logramos desarrollar, cultivar o aumentar tres cosas que a mí siempre me han parecido esenciales para quienes estamos viviendo la etapa de los cuarenta. Son cosas que trabajo mucho con mis chicas en mis retiros de fin de semana y en mi programa transformador #Los40sonlosnuevos20. 

  • Te ayuda a ser más amable y compasiva contigo misma: siempre hago hincapié en la importancia de no darnos tan duro a nosotras mismas. Cometes un pequeño error y, ¿quién se vuelve tu principal crítico? Te apuesto que tú misma. Está documentado que esta práctica te ayuda a aumentar la compasión, a sentir más empatía por ti misma en primer lugar, y con los demás como consecuencia.

  • Mejora tu comprensión de ti misma y de los demás: ¿saben que es algo realmente liberador? Conocer plenamente cuál es nuestra intención cuando pensamos, decimos o hacemos algo; y comprender la intención de los demás también. Con la atención plena podemos hurgar más allá de lo evidente y llegar a estados profundos de entendimiento y comprensión. Eso impactará positivamente tus relaciones personales.

  • Practicar la atención plena aumenta la sensación de bienestar y la estabilidad emocional: las personas que la practican habitualmente tienden a menos arrebatos emocionales, a sentirse más calmadas y menos frustradas ante los problemas. Eso te da una claridad mental para canalizar positivamente tus emociones y enfocarte en lo que realmente te importa.

Estos son apenas algunos de los beneficios mentales y emocionales del mindfulness, una práctica que también tiene infinidad de beneficios para la salud física, pero que serán tema de otro artículo.

  • Compartir: