¿Sabes qué son los chakras y por qué es importante tenerlos en balance?

 
Mar, 07/30/2019 - 09:00
Los chakras son un modelo humanista de nuestras necesidades esenciales. Su poder de sanación es indiscutible.
Supervivencia, sensualidad, control, amor, expresión personal, conexión, paz interior... Los chakras son  puntos estratégicos en nuestro cuerpo, localizados a lo largo de canales por donde fluye la energía vital, prana o chi. Su poder de sanación es indiscutible.  
 
Los chakras se remontan a los Upanishads (Aprox. 800 A.C). Son textos sánscritos  escritos en lengua clásica de la India, cuyas ideas centrales tales como la realidad suprema, el alma y el ser,  jugaron un papel importante en la concepción de la base espiritual del Hinduísmo. “Saber que eres el Atman (alma, ser)”, es su tema central.
 
Los textos enlistan seis chakras: Ajna en la cabeza (entre las cejas), Vishuddhi (raíz del cuello), Anahata (corazón), Manipura (ombligo), Svadhishthana (cerca de genitales) y Muladhara (base de espina dorsal). Tradicionalmente, conocemos un chakra más: Sahasrara (en la coronilla). Son centros de Shakti (centros de creación, poder y potencial), a ello se debe la relación que tienen los chakras y los órganos del cuerpo,  y por ende su influencia en la salud holística. 
 
También, en la práctica de yoga son reconocidos estos centros de energía y la relación con tus emociones, por lo que muchas de las prácticas o ejercicios son diseñados para interactuar con ellos a través de asanas (posturas), pranayama (control de la energía vital), mantras (palabra o frase que se repite para ayudar en la concentración en la meditación) y mudras (gestos corporales con los dedos de las manos durante la meditación), con el fin de mejorar la calidad de vida de sus practicantes.  
 
Según la filosofia yógica, muchas de nuestras tendecias negativas, malestares y enfermedades son producto de desequilibrios en los chakras. Es allí donde la práctica de yoga asiste en el proceso de auto-cuestionamiento para conocerte mejor, ya que una constante y profunda práctica te conecta contigo misma. 
 

¿Y de qué te sirve toda esta información?

Al poder localizar nuestras emociones y deseos recorriendo nuestro cuerpo y conectándose a través de los chakras, traemos esa energía creadora, sutil y espiritual directamente a nuestro servicio. Es decir, cada uno de los chakras da un lugar en nuestro cuerpo a emociones y necesidades básicas del ser humano, que son utilizados para medir niveles de satisfacción o insatisfacción. 
 
Tal cual la Pirámide de Maslow (jerarquía de las necesidades humanas), los chakras nos ayudan a entender nuestras motivaciones y la importancia de las necesidades y la forma en que las satisfacemos.
 
Tomemos, por ejemplo, el chakra del plexo solar localizado en el ombligo, llamado Manipura. Este chakra cumple una función muy importante en procesos de transformación y desarrollo personal, principalmente en temas de alimentacion y emociones.  Se puede ver en desequilibrio afectando tu nivel de energía, cansancio crónico, digestión pobre, falta de decisión, baja autoestima o poder personal, hasta sentirte siempre víctima ante las circunstancias de la vida. Al entrar en desequilibrio, este chakra  puede provocar que la persona sea agresiva, controladora, obstinada, arrogante y manifieste toda una serie de trastornos digestivos, como úlceras y otros trastornos de alimentación.
 
Y de esta misma manera, cada uno de los chakras pueden manifestar desórdenes emocionales que resultan en malestares, tanto físicos como mentales.

¿Cómo puedes conectarte, balancear y beneficiarte de la poderosa energía de los chakras?

Tomando como base este modelo humanista de necesidades jerárquicas, los chakras nos hacen conscientes de cómo nos sentimos respecto a las necesidades esenciales de supervivencia con el chakra raíz o Muladhara, sensualidad con el chakra del sacro o Svadhishthana, control en el plexo solar o Manipura, amor en el corazón o Anahata, expresión personal en la garganta o Vishuddhi, conexión en el tercer ojo o Ajna,  y paz interior en la coronilla o Sahasrara, y todo lo que se deriva de cada una de ellas. Si entendemos, conectamos. Y partiendo de allí, se trabaja con diversos métodos el chakra afectado.  
 
Por ello, decimos que los chakras pueden estar o no en balance, y es simplemente debido a una necesidad, motivación y/o emoción que se encuentra en desbalance afectando nuestra salud integral. Una vez identificada y reconocida esta necesidad, nos empoderamos a tomar acción concreta para volver a un estado de armonía y ecuanimidad. Mantener los chakras en balance satisface el placer y evita el dolor. Sin embargo, balance es un punto intermedio, es no tener ni mucho ni poco.
 
Al reconocer, entender y aceptar la causa y raíz de nuestros problemas, enfermedades, lo que callamos, nuestra manera de comer y relacionarnos con el mundo y con nosotros mismos, nos alineamos con soluciones creativas y sostenibles que transforman nuestra vida.  
 
Trabajar con los chakras es una manera alternativa y holístcia de atender, visualizar y comprender tus necesidades básicas para ayudarte a ver la pantalla completa de tu situación actual, crear tu plano personal de acuerdo a lo que tú necesitas.  Lo hermoso es que todo cambia y no importa dónde estés hoy, siempre hay espacio para florecer.

Leer más: Descubre cómo ser la mejor versión de ti

  • Compartir: