Tips prácticos para ayudar a tu mente a sentirse mejor

 
Jue, 09/12/2019 - 06:00
Hay maneras sencillas de mantener una mente sana, son prácticas que no te tomarán mucho tiempo en el día, pero definitivamente te harán sentir más agradecido y energético.
Hay maneras sencillas de mantener una mente sana, son prácticas que no te tomarán mucho tiempo en el día, pero definitivamente te harán sentir más agradecido y energético. 
 
1. Primero, tómate un tiempo para escribir en las noches sobre todo lo bueno que te ha pasado en el día. Sé que muchas veces  puede ser algo difícil, porque fijarnos en lo malo es 3 veces más rápido; pero, si nos tomamos un tiempo de darle más importancia al aprendizaje del día estaremos desviando nuestra atención para que todo el panorama cambie. 
 
Por la misma línea de la escritura es importante que lleves un control de tus sentimientos y emociones que vives día a día. Por ejemplo, si estás pasando por un proceso doloroso o una experiencia nueva, documenta cómo te sientes al respecto, así cuando hayas pasado por esa etapa puedas ver cómo lograste superar el reto y cómo eso te hace sentir.
 
2. Tómate un tiempo para hacer ejercicio, por lo menos cuatro veces a la semana, lo ideal es que sea en la mañana para que puedas tener un día lleno de energía; pero seamos realistas, muchas personas se tienen que levantar muy de madrugada para poder llegar a sus trabajos. Entonces, no importa la hora en que decidas hacer ejercicio, recuerda siempre que es principalmente por salud y no por belleza, esto ayudará a reducir la ansiedad de obtener resultados rápidos. 
 
Durante el día toma mucha agua; aunque no lo creas, esto ayuda a que nos sintamos con energía. Además, reduce las bebidas con azúcar; puede sonar irónico, pero mientras menos sodas y juegos artificiales, más energía para ti. Intenta hacer esto al menos una semana: en vez de cualquier bebida toma agua y verás cómo tu energía irá aumentando de una manera que ni siquiera imaginabas.
 
Además de hacer ejercicio, es importante apartar tiempo para descansar. Esto es muy subjetivo para cada quién, ya que para mí descansar puede ser ir a la playa y tomar el sol, pero hay muchas personas que sienten que descansan cuando suben una montaña y están en contacto con la naturaleza. Al final, la idea es hacer algo que resulte satisfactorio y relajante para nosotros y, sobre todo, que no sea parte de nuestra rutina habitual, sino algo que nos obligue a salir de lo cotidiano. Cuando haces este tipo de actividades tu mente se recarga y, al volver a la rutina, no te sentirás desanimado.
 
3. Contáctate con tus amigos y seres queridos. No hay nada que recargue más que esto. Somos seres sociales, por ende estas personas son más importantes de lo que podríamos imaginar. Recuerda apartar un espacio en tu agenda que te permita tener tiempo de calidad con estas personas y así recargar las baterías para la semana.
 
4. Por último, no te olvides de ayudar a las demás personas. Esto no es menos importante cuando hablamos de una mente sana. Si sabemos sobre una persona que necesita ayuda, hagámoslo. Ayudar en fundaciones, en tu iglesia o en cualquier institución puede hacerte sentir parte de algo y además te da la oportunidad de ayudar en tu comunidad.
 
Es importante recordar que una mente sana no solo se gana con ejercicios mentales y meditación, sino también prestándole atención a nuestro cuerpo, a lo que comemos y tomamos. No olvides que hay una relación mente-cuerpo y que estas se afectan mutuamente. Préstale atención a lo que tu cuerpo tiene para decirte hoy.

Leer más: ¿Necesito un coach u otro profesional?

  • Compartir: