Recomendaciones prácticas para cuando el negocio está lento

 
Mié, 04/17/2019 - 09:00
Contactar a tus clientes pasados es una gran estrategia para que un cliente que ha confiado antes en ti vuelva a querer comprarte. Aprende algunos tips infalibles para hacer tu empresa visible en momentos difíciles.
Aunque me encantaría decirte que al emprender vas a estar ocupadísima, la realidad es que por más bueno que sea tu producto o servicio, habrá momentos en que llegarán menos clientes. Y es normal. Si te encuentras en esta posición, te paso algunos “tips” que puedes emplear para reactivar tu negocio:
  1. Contacta a tus clientes pasados. Es muchísimo más barato hacer que un cliente que ya ha confiado en ti vuelva a comprarte que invertir en atraer a clientes nuevos. Te sugiero que tomes esa lista de clientes y los llames o les escribas. Puedes motivarlos con algún descuento o promoción especial solo para ellos.
    ¡Viste lo importante que son las listas de clientes! Me sorprende cuando las emprendedoras me dicen que no tienen la lista de correos de sus clientes y que solo se basan en redes sociales. Si es tu caso, por favor ponte a trabajar en tenerla. La puedes organizar en un servicio como Mailchimp, Active Campiagn o hasta en Excel. Asegúrate de tener un respaldo. Esta lista es la columna vertebral de tu negocio.
  2. Pide a tus amigos y familiares que te refieran a clientes. Aunque de repente puede ser incómodo, estoy segura de que podrás encontrar una forma sencilla de pedir referencia a las personas de tu “círculo 0”, pues son quienes mejor pueden hablar de ti a su red de contactos. Para que esta técnica te funcione, no asumas que tus amigos y familiares saben lo que haces. Debes explicarles sumamente bien lo que ofrece tu empresa, tus servicios o productos, y a quiénes van dirigidos, para que ellos puedan pensar en potenciales clientes para ti. A mí me ha funcionado una imagen bonita y explicación sencilla que mando por Whatsapp solo a ellos y así empiezo la conversación, pero todo depende de lo que vendas.
  3. Empieza a prospectar. Este es el mayor temor de los emprendedores. Me refiero a hacer una lista de todos los posibles clientes que te interesen y buscar la forma de llegar a ellos y ofrecer lo que vendes. Si tu cliente ideal es una empresa, debes asegurarte de llegar a la persona que toma las decisiones dentro de la misma. LinkedIn es una excelente herramienta para saber quién es el responsable de la compra del producto o contratación del servicio.  Mira dentro de tu red de contactos quién te puede presentar a esta persona, funciona mucho mejor que llamarlo en frío.
    En Fiverr una vez contraté el servicio que se llama “ Scrape Google Maps for Business Leads”. Como Google sabe TODO, hay personas que te recopilan los nombres de negocios y correos electrónicos de los negocios que se encuentren dentro de un radio determinado.
  4. Mira tus correos y mensajería en redes. Estoy segura que debes tener muchas preguntas de posibles clientes que se quedaron en una respuesta tuya y de ahí no supiste más de ellos. El hecho de que la persona te haya contactado dice mucho, ya entró en el embudo de ventas, no lo dejes ir. Una respuesta por parte tuya no es suficiente. Utiliza la tecnología para dar seguimiento a estos correos, todos los prestadores de servicio de correo electrónico ofrecen esa posibilidad y hay aplicaciones que te ayudan a contestar muy fácilmente los mensajes que te dejan, para que no se quede ninguno por fuera.
  5. Sal de la oficina y ponte en circulación. Invita a clientes a almorzar, asiste a ferias, seminarios o talleres donde puedas encontrar a clientes potenciales. Los negocios se basan en relaciones personales, no lo pierdas de vista. Asegúrate de dar seguimiento a todas las personas que conoces y organiza su información personal para que puedas contactarlos y maximizar tu relación personal.    
  6. Entra en alianzas. Seguramente hay muchos negocios que ofrecen servicios a tu mismo público y que no son competencia. Al hacer alianzas aprovechas a un público que quizás no te conocía. Ves muchas de estas alianzas en Instagram cuando varias marcas se unen y organizan concursos.
  7. Aprovecha el tiempo para mejorar tus sistemas. Aunque esta sugerencia no te trae clientes de inmediato, tener una empresa basada en sistemas es la clave para tener un negocio exitoso que no dependa de ti.  Debes imaginarte que te vas 6 meses de vacaciones y que tu prima, que no sabe nada de lo que haces, va a manejarte el negocio. Debes documentar absolutamente todo, desde cómo publicar en redes sociales hasta cómo se producen tus productos o servicios. Yo utilizo Google Drive para organizar mis empresas y mantener la información en un lugar seguro.

No pierdas el ánimo, todos los negocios pasan por momentos en donde las ventas están más lentas. Lo importante es no dejar de hacerte visible para esos clientes que te necesitan.

  • Compartir: