Endometriosis: lo que debes saber desde la perspectiva nutricional

 
Lun, 11/26/2018 - 11:16
Qué alimentos consumir para disminuir tus riesgos

Hoy en día, muchas mujeres atraviesan por una amenazadora situación de salud que pone en riesgo parte de la esencia del género femenino, dar vida.

La endometriosis es una enfermedad ginecológica que se manifiesta usualmente con síntomas como dolores pélvicos, sangrados abundantes, calambres menstruales, inflamación y por muchas lo más temido, dificultad para tener hijos. Las causas por las que se desarrolla esta condición no son del todo claras, sin embargo, los expertos relacionan la genética, el comportamiento hormonal específicamente del estrógeno, e incluso la capacidad del sistema inmunológico de la mujer con su aparición; no obstante, existen factores que podrían aumentar el riesgo de padecerla, estos son: Haber tenido el inicio de la menstruación antes de los 11 años, tener ciclos menstruales muy abundantes, es decir, mayores a 7 días y por último tener algún antecedente familiar de la enfermedad. Del mismo modo existen factores que se relacionan a menor riesgo de desarrollarla: Haber estado embarazada, tener cantidad de grasa corporal saludable, ser una persona activa físicamente y haber empezado las menstruaciones después de los 11 años.

La alimentación saludable es un aliado

Una revisión literaria publicada en 2013 realizada por Parazzini F, et al. señaló que consumir alimentos como vegetales, granos enteros y leguminosos, particularmente ricos en folatos, vitamina B6, Vitamina A, Metionina, Vitamina C y E puede disminuir el riesgo de desarrollar la enfermedad, ejemplos de estos son: frutos secos como almendras, pistachos, maní, semillas de girasol; menestras como los garbanzos, lentejas, frijoles, habas y otros; vegetales como pimentones, tomate, espinacas, zanahoria; verduras como zapallo, camote; otras semillas como el ajonjolí o semillas de sésamo, linaza, chía, germen de trigo, aceite de oliva extra virgen;  alimentos a base de trigo integral y centeno.

Por otro lado, se recomienda el consumo de frutas que aporten variedad de antioxidantes a la alimentación los que contribuyen en alguna medida a una mejor regulación hormonal, de modo que deben ser de diversos colores y con gran intensidad de los mismos; la cantidad recomendada se justifica en un estudio realizado en 2011 por Trabert et al en donde compararon el consumo de una porción versus dos porciones, siendo el consumo de dos  al día la que mostró relación con disminuir el riesgo de padecer la enfermedad; adicional los expertos recomiendan que sean orgánicos. Un antioxidante muy estudiado en estos casos ha sido el resveratrol, encontrado en las uvas oscuras; ensayos en ratas han mostrado su alta capacidad antiinflamatoria en sus organismos.

Además, el omega 3 es un nutriente que se aconseja suplementar ya que su consumo puede mejorar en gran medida la inflamación, el dolor y el nivel de desarrollo de la enfermedad.

Es importante saber que existen alimentos que se asociación con la aparición y el mantenimiento de la enfermedad, en este caso hablamos de: las carnes rojas, alimentos con grasas trans como pasteles, galletas, frituras, alimentos procesados, papas fritas de  tipo snacks y otros.

Es posible que mujeres con o sin endometriosis se sientan intimidadas por esta enfermedad, es por eso que en este artículo hemos querido  motivarlos a tener valor y afrontarla utilizando herramientas al alcance de nuestras manos, por ejemplo la buena nutrición.

 
 
 
 
  • Compartir: