Claves para marcar la diferencia al emprender

 
Mar, 11/20/2018 - 11:45
El chef Mario Castrellón, el pintor Gabo González, la cineasta María Cecilia Arias, la granjera Lourdes Guerrero y la asesora de imagen Anyolí Ábrego, recientemente recibieron un reconocimiento por parte de Glenfiddich, por marcar la diferencia en sus profesiones y emprendimientos exitosos. Ellos nos contaron cómo lo han logrado.

¿Qué tienen en común el chef Mario Castrellón, el pintor Gabo González, la cineasta María Cecilia Arias, la granjera Lourdes Guerrero y la asesora de imagen Anyolí Ábrego, que recientemente recibieron un reconocimiento?

La respuesta: son panameños que marcan la diferencia con su profesión o emprendimiento, y se abren paso en industrias complicadas.

Mario Castrellón, por ejemplo, es el chef más premiado dentro del país e internacionalmente.  Su trabajo se caracteriza por el uso de productos nativos en su cocina, además de ayudar en proyectos con impacto social, a través de la gastronomía. 
 
Desde que abrió su restaurante Maito, ha dado mucho de qué hablar, elevando la gastronomía local y posicionándola en otras latitudes. En 2016 el restaurante fue el primero en aparecer en la lista de los 50 mejores restaurantes de Latinoamérica, de San Pellegrino, en el puesto 36. Y en 2017 se ubicó en la posición 20.
 
Pero Mario es modesto sobre sus logros. "No se aún si me podría llamar exitoso", expresa. Resalta que la clave de su carrera y su emprendimiento ha estado en el trabajo constante. "Si hay algo que hacemos, es trabajar duro en la consistencia. Todos los días damos lo mejor de nosotros y estamos enfocado en esa meta", expresa.
 
La cineasta María Cecilia Arias es una productora de cine reconocida, que utiliza su arte para alzar la voz. "He realizado diversos cargos en producción en más de 10 películas, tanto locales como extranjeras. Co-produje una de las películas pioneras en la industria local. Mi vida como cineasta me ha permitido ver realidades impactantes, que fueron un abridor de ojos para querer mejorar nuestro entorno", expresa.
 
Precisamente en su último trabajo cinematográfico titulado "Sin Voz", abordó una historia real de abuso infantil. A partir de ese trabajo, Arias creó la Fundación Sin Voz, en alianza con la Fundación Ricky Martin, donde han creado un programa educativo para combatir la explotación sexual, la trata de personas y el abuso infantil. 
 
Como productora, considera que el mayor reto que enfrentan quienes hacen este trabajo es el apoyo del sector privado, porque "es muy difícil terminar un producto debido a los altos costos". Sin embargo, "una vez te pica el bichito del cine, no hay vuelta atrás", dice la panameña, quien cree que "no existen sueños ni muy pequeños ni muy grandes que no se puedan lograr", y para ello, lo fundamental es la perseverancia.
 
Por su parte Lourdes Guerrero, mejor conocida como 'la granjerita terca', es una chiricana, que a sus 26 años decidió emprender en el agro, abriéndose paso en una industria históricamente dominada por los hombres. Para ella, "no hay oficios destinados para determinado sexo, mientras exista la voluntad".
 
El camino no ha sido fácil para la joven, quien hoy cuenta con 31 años (su emprendimiento ya tiene cinco). En el agro se ha encontrado con realidades difíciles: además del dominio masculino y la resistencia de algunas personas a aceptar que una mujer puede hacerlo bien, también ha enfrentado la difícil situación de la industria agrícola (como las importaciones, la pérdida del producto en el campo por los estándares, etc).
 
Para Lourdes, la clave de su emprendimiento "La granjerita", ha sido la tenacidad. "Cuando uno tiene una misión y visión de sus metas todo es posible, de la mano de sacrificios y determinación", apunta. Recomienda a las personas que tienen ganas de ser sus propios jefes, atreverse. "Si tú sientes que lo vas a lograr, lo puedes lograr, es atreverse. Dejar los miedos e intentar; y si no funcionó, vuelve y lo intentas".
 
Sobre el motivo que marca la diferencia de su marca, insiste que es "estar enfocados en darle valor a nuestro producto y servicio, para crear una relación con nuestros clientes".
 
La asesora de imagen y de empoderamiento femenino, Anyoli Ábrego, al igual que el pintor Gabo González, quien traspasó su discapacidad auditiva, también fueron galardonados.
 
Los cinco panameños fueron seleccionados y reconocidos por la marca de whisky escocés de malta, Glenfiddich, la más premiada del mundo. Serán parte de la campaña de la marca para 2018, Glenfiddich Mavericks.

"Los Mavericks son panameños que están destacándose local e internacionalmente, con proyectos que están dejando huella. Ellos muestran un espíritu pionero e innovador, muy similar al destilador fundador de Glenfiddich el Sr. William Grant", ilustra Alexandra Eskildsen, gerente de mercadeo, sobre el motivo por el cual fueron seleccionados los panameños.

"A menudo, las campañas de las redes sociales se basan en celebridades, medios de comunicación, bloggers y otras personas influyentes. Esta campaña #GlenfiddichMaverickPTY consiste en la identificación de héroes desconocidos locales que nos inspiran para alcanzar la grandeza. Se trata de conectar más y de reubicar a la marca entre los consumidores que admiran el esfuerzo excepcional, el pensamiento creativo y el logro de estas personas. Glenfiddich contará la historia de cómo cada individuo está impactando en sus respectivas industrias", agrega Eskildsen.

Los Mavericks fueron honrados en un evento celebrado en el restaurante Maito.

Leer más: Acciones para fortalecer el emprendimiento femenino

  • Compartir: