Sagrada Ayahuasca, ¿droga o viaje sanador?

 
Mié, 04/20/2016 - 23:20
A esta planta ancestral se le atribuye la limpieza del alma, aunque científicos afirman que también es la cura para los pacientes diagnosticados con depresión o alcoholismo.
 La huasca, yagé o daime son algunos de los nombres usados para referirse a esta planta  de las zonas indígenas de las Amazonas (Brasil, Perú, Bolivia, Colombia, Ecuador, Venezuela, entre otros). A la Ayahuasca se le atribuye la purificación del organismo tanto físicamente como mentalmente. El brebaje —que se toma solamente en una ceremonia realizada por un chamán—  se obtiene mezclando dos o más sustancias farmacológicamente activas: la liana de la planta Ayahuasca (Banisteriopsis caapi) y la Chacruna (Psychotria viridis), que son  cocidas en agua hirviendo  por 16 horas.
 
 
 La ayahuasca ha sido el quid de la curación y la vida espiritual en la gran cuenca del Amazonas desde tiempos inmemoriales. La sinergia entre ambas plantas activa la diemetriltriptamina (DMT), sustancia  psicodélica,  en el cerebro. La DMT no tiene actividad cuando se administra oralmente a menos que esté acompañada de un inhibidor, como sucede en el caso de la ayahuasca.
A este punto seguramente se estarán preguntando si habré hecho Ayahausca, no, no lo hice para este reportaje. Aunque después de leer mucho del tema, entrevisté a personas aquí en Panamá que realizaron  esta ceremonia. Algo que se me quedó muy grabado de una de las entrevistadas fue: “tú no buscas la   Ayahuasca, ella te encuentra a ti”. Y  este es el punto de inflexión de estas historias. 
 

Requisitos

 “Se nos pidió  hacer una dieta y tener un propósito. La dieta se trataba de sacar los alimentos más contaminantes que más toxinas nos dejan en el cuerpo para hacer una especie de limpieza previa”, me contó Sheppe quién lo probó por primera vez, y única, en Rio Hato el mes pasado. La alimentación juega un papel fundamental antes del ritual, básicamente es no comer carnes rojas,  alimentos procesados, ni irritantes como picante o café, no alcohol, ni drogas recreativas o farmacéuticas, no lácteos, no sexo, descanso los tres días previos al trabajo y mantener la dieta los tres días posteriores para mejores resultados.  Ya que el brebaje te purga y te limpia, por lo que entre más “contaminado” esté tu organismo, más vas a sentir la sacudida de del vómito y la diarrea. 
 
 
En cuanto al propósito Sheppe me comentó que lo hizo porque estaba pasando por una ruptura amorosa y  pérdida familiar; Ana, otra chica que entrevisté,  estaba pasando por una separación matrimonial mientras que Karen buscaba sanar su cuerpo, ya que tenía problemas en las articulaciones y por su trabajo (masajista) buscaba  ayudar a las personas mediante la terapia.
 

 

Ceremonia y efectos 

“La experiencia fue muy linda, creo que también tuvo que  ver con la intención que tuve ese día. Muchas personas no van con respeto a la ceremonia sino que buscan  experimentación y el qué sentir.  Fui en una actitud humilde, buscando  sanación para mí y  ayudar a otros” relató Karen, una chica que lo ha realizado tres veces y dice que la experiencia debería ser  compartida, pero no necesariamente puede ser aprovechada por todos. “No necesariamente todos van a poder entender lo sagrado de la planta y que ella trabaja en su forma” afirmó. 
 
 
Karen también me dijo que hay elementos importantes antes de empezar la ceremonia como que  el chamán es el primero que toma y canta por inspiración a la planta. Después empieza a cantarle a cada persona según lo que  ve. Mientras que Sheppe me comentó que antes de iniciar, el chamán también establece  reglas: “Después del conversatorio, el chamán pide que se formen en dos filas: hombres y mujeres. Y comienza a dar una copa, de media onza o una onza, de yagé —que  era bastante  meloso, algo difícil de tragar. Después de tomar, el chamán te pide que  vayas a un lugar donde te sientas cómodo, una hamaca, una colchoneta, y te internalices”. También es importante el silencio para no interrumpir la experiencia de nadie.
  
 
El Ayahuasca fuera del amazonas no está legalmente definida, aunque el DMT sí está considerado como una droga, por lo que tomarla dependerá en su totalidad del chamán que contactes. Según los chicos que entrevisté una toma de Ayahuasca puede estar entre 50  a 200 dólares, siendo económica si es hecha en grupos grandes (de 10 a 20 personas) y más costosa si es privada.   Como Ana, que la primera vez que lo hizo fue en una ambiente controlado, casi una  sesión privada,  con cinco personas y pagó 250 doláres.  Puede ser todo un tema encontrar a un chamán idóneo que lo haga, por ejemplo Sheppe  dijo que encontró información en el Facebook de  Medicinas Ancestrales, mientras Ana lo hizo con un chamán que había estado con uno reconocido de Perú llamado “Don José Campos”. 
 
“El efecto puede tomar, varía según la persona, de media hora a una hora a que  entres en el purgamiento, ahí tú vomitas aunque hay personas que le da por ir al baño. Justo después de eso, la medicina empieza a tomar efecto y te vas en el viaje” me dijo Ana, quien lo ha hecho 8 veces, y se considera una persona  espiritual además me comentó que cada vez que lo ha probado ha sido diferente. 
 La Ayahuasca te provoca alucinaciones visuales y auditivas, todas estas siendo mensajes o respuestas. Según Ana, mientras estás en la experiencia, estás consiente de lo que estás viendo y escuchando pero estás en otro plano de la realidad. 
 
 
“Las diapositivas se volvieron eventos, que pudieran parecer coincidencia pero se dieron. Por ejemplo, tuve una visión con una indígena, le pregunté al chamán quién podría ser y me dice que probablemente una mujer sabia que me iba a enseñar cosas. Después llegó a Darién y veo a la mujer, que físicamente tenía la misma contextura, y me dice que me quedé con ella porque me va a enseñar a curar a los enfermos. Ella es jaibaná, son los que trabajan con los espíritus y curan con las plantas, de la etnia emberá. Para mí fue la revelación porque pasó” contó Karen. Ella también me comentó que sus problemas de salud terminaron después de esa ceremonia de Ayahuasca.
Todos los entrevistados, que no se conocen, me afirmaron que después de la toma hay cosas que van entiendo y que su vida se torna más positiva. “Hay cosas tangibles que a uno le van sucediendo, creo que no cuestión de una sola toma sino que es un proceso” finalizó Ana. 
 
 
En 2015 la revista “Nature” publicó datos sobre dos estudios de los efectos de la ayahuasca. Uno de ellos, a cargo del investigador brasileño Jaime Hallak, de la Universidad de São Paulo, concluye que una única dosis de la poción preparada por Santo Daime reduce  hasta un 82% los síntomas de depresión, como las ideas suicida, entre los pacientes de distinta gravedad, y que su efecto permanece durante al menos tres semanas. Mientras que la famosa escuela de medicina de Monte Sinaí, Nueva York, reveló que luego de estudiar 100.000 moléculas en busca de una posible cura para la diabetes, sólo una de ellas resultó promisoria. Se trató de la harmina, un compuesto escondido en la ayahuasca o yagé (Banisteriopsis caapi).

 

  • Compartir: