Descubrir las diferencias en vías de cáncer pulmonar puede llevar a tratamientos más dirigidos

 
Vie, 08/09/2019 - 11:00
En el estudio, los científicos estudiaron las características moleculares del adenocarcinoma pulmonar en ratones y descubrieron dos vías por las que este cáncer se desarrolla.
[Escrito por personal de Mayo Clinic]

Al adenocarcinoma pulmonar no solo se lo conoce por su mal pronóstico sino por ser el tipo más común de cáncer del pulmón, con 4 de cada 10 diagnósticos, dice el Instituto Nacional del Cáncer. Sin embargo, los investigadores de la sede de Mayo Clinic en Florida ahora pueden diferenciar entre dos vías por las que este mortífero cáncer se desarrolla y creen que su descubrimiento ayudará a los pacientes en el futuro. Los resultados se publican en Cancer Cell.

“Ser capaces de identificar la vía específica por la que surge el adenocarcinoma pulmonar de un paciente permite predecir mejor quiénes podrían beneficiarse con un tratamiento en particular y quiénes no, con la esperanza de ofrecer otras alternativas a los pacientes cuyo subtipo del cáncer no tiene probabilidad de responder”, comenta el Dr.  Alan Fields, biólogo del cáncer y autor experto del estudio. El Dr. Fields ostenta el título de “Profesor Monica Flynn Jacoby para Investigación Oncológica” en Mayo Clinic.

Leer más:  10 técnicas psicológicas para asimilar un diagnóstico de cáncer

El científico y su equipo estudiaron las características moleculares del adenocarcinoma pulmonar en ratones y descubrieron dos vías por las que este cáncer se desarrolla. La primera vía depende del oncogén conocido como “proteína cinasa C iota, o PKC iota”. La segunda vía, identificada como “vía de señalización de Wnt y betacatenina”, opera independientemente de la PKC iota. Los científicos también descubrieron que los adenocarcinomas pulmonares que surgen de las dos vías diferentes se forman en distintos lugares del pulmón y tienen diverso origen celular. 

Una vez descubiertas ambas vías en los ratones, el Dr. Fields y sus colegas pensaron en cómo aplicar su descubrimiento en los humanos. Empezaron con la comparación entre las vías descubiertas en el ratón modelo y los seis subtipos moleculares de este cáncer conocidos en los seres humanos. Descubrieron una coincidencia: un marcador molecular que les permitía predecir cuáles células del adenocarcinoma pulmonar humano se originaban en la vía independiente de la PCK iota encontrada en los ratones.

A fin de analizar si los tumores surgidos de las vías dependientes e independientes de la PCK iota serían sensibles a terapias oncológicas específicas, el equipo del Dr. Fields llevó a cabo un experimento en células humanas y en el ratón modelo. Tal como lo formuló la hipótesis, descubrieron que dos fármacos afectaban de forma diferente a los subtipos del adenocarcinoma, según cuál era la vía subyacente. Debido a estos resultados, los investigadores pensaron que podían predecir cuál sería la respuesta de estos subtipos del cáncer a las terapias dirigidas.

Leer más:  10 técnicas psicológicas para asimilar un diagnóstico de cáncer

El siguiente paso que el equipo dio entonces fue determinar si era posible identificar bien y específicamente en los seres humanos al adenocarcinoma pulmonar dependiente del PCK iota, frente al independiente, y confirmar si se podía prever que los fármacos experimentales inhibiesen el desarrollo del cáncer del pulmón en los pacientes con los subtipos dependiente e independiente de PCK iota. Los científicos creen que estos resultados pueden aplicarse más allá del cáncer pulmonar, debido a que la vía PCK iota también es importante en otros tipos de cáncer. 

Este trabajo se suma a los esfuerzos previamente realizados por el Dr. Fields y sus colegas, que fueron los primeros en descubrir la conexión entre PCK iota e inicio, crecimiento y diseminación del cáncer pulmonar. El estudio contó con el apoyo de los Institutos Nacionales de Salud, del fondo de dotación al Profesor Monica Flynn Jacoby para Investigación Oncológica, de un premio al desarrollo profesional del Centro para Descubrimientos Biomédicos de Mayo Clinic y de la beca en bioquímica Edward C. Kendall de la Escuela de Posgrado en Ciencias Biomédicas de Mayo Clinic. Los autores no informan acerca de ningún conflicto de interés.

  • Compartir: