Las posiciones más candentes que debes practicar con tu pareja para llegar al éxtasis

 
Vie, 07/12/2019 - 11:05
La mayoría de parejas adoptan con cierta “resignación” la “posición del misionero” (arriba-abajo), que a pesar de ser una de las posiciones más comunes, no es precisamente la que más placer ofrece a una cantidad significativa de mujeres.
Por: Issa Farides
Psicóloga-Sexóloga
@sexoconseso

Una vida sexual plena y satisfactoria no depende exclusivamente del coito, como por años lo ha sugerido la “coitocracia” en nuestra cultura. Tengamos en cuenta que la masturbación mutua, individual o con intercambios, también es una actividad sexual válida, significativa y completa; al igual que el sexo oral en diferentes posiciones, siendo la número 69 la más común.

Siendo el cerebro el órgano sexual más importante y la piel el órgano sexual más extenso, te podrás imaginar la infinidad de posibilidades que tenemos para hacer de cada encuentro sexual una experiencia única. Sin embargo, la mayoría de parejas adoptan con cierta “resignación” la “posición del misionero” (arriba-abajo), que a pesar de ser una de las posiciones más comunes, no es precisamente la que más placer ofrece a una cantidad significativa de mujeres.

Entrando de lleno a las posiciones, es muy importante que tengan en cuenta la anatomía de ambos, al menos en lo que a relaciones sexuales heterosexuales se refiere. Por ejemplo, un hombre que posee un pene muy grueso y su pareja una vagina muy estrecha, jamás deberían adoptar una posición del misionero. Por el contrario, les favorece más una posición a medio lado cara a cara, con las piernas de ella abiertas (el entre ambas piernas). Otra posición que les ayuda es colocarse ambos sobre las rodillas como “perrito” pues ofrece mayor apertura.

Si el tamaño de su pene “sobrepasa las expectativas”, lo recomendable es que adopten posturas que de alguna manera limiten la penetración total. Hacerlo de pie es un ejemplo, ya sea de frente o de espalda pero sin inclinarse ni un centímetro. Él sentado o acostado y tú encima de él también es una buena idea puesto que, te permite controlar el movimiento hasta donde la penetración sea agradable. Aunque no está de más decir que los músculos vaginales tienen una capacidad de expansión enorme. En últimas, puedes también adoptar otras posiciones, siempre agarrándole la base del pene y así tu mano además de crear una pequeña distancia le ofrecerá estimulación extra.

En cambio, si tu pareja tiene un pene corto, recomendamos adoptar posiciones que den una sensación de profundidad en la vagina, como por ejemplo la del “misionero” pero con la variación de colocar tus piernas encima de sus hombros. Es una posición que aprieta a la vagina y a la vez facilita la penetración, pues los glúteos quedan un poco elevados, al igual que el orificio vaginal, llevándote a disfrutar de un pene más largo y grueso.

En cuanto a los penes muy delgados, recomendamos todas las posiciones que permitan apretar las piernas. Como por ejemplo, él sobre sus rodillas al borde de la cama y tú acostada con ambas piernas juntas giradas hacia un lado. La del misionero es una buena opción siempre y cuando él tenga las piernas abiertas. De igual manera, puedes acostarte boca abajo con las piernas juntas y él penetrarte por detrás. Incluso pueden hacerlo de pie, frente a frente si el largo de su pene se lo permite.

Vale resaltar que una de las posiciones que más facilita la estimulación del punto G es acostándote boca arriba pero casi en el borde de la cama y las piernas guindando, él de pie formando contigo un ángulo de 90°. Coloca una almohada debajo de tus glúteos para elevar las caderas y sentirás un placer más acentuado. Por supuesto, con esta posición, tendrás toda la libertad de acariciar tu clítoris para que puedas llegar con mayor facilidad al éxtasis.

Finalmente, ten presente que la imaginación y la creatividad son sumamente importantes para tener encuentros sexuales placenteros. Sin embargo, también es fundamental que aumentes la confianza y la seguridad en ti mismo(a), justamente para que atrevas a tener iniciativas. Más importante aún es que todo aquello que desees hacer con tu pareja sea funcional para ambos. Esto se logra con el conocimiento mutuo.

Leer más: Aprende cómo expresarte en la intimidad para subir el placer al máximo

  • Compartir: