Todo lo que necesitas saber si quieres hacer un trío

 
Mar, 06/18/2019 - 15:00
Compartir las idea fantasiosas con la pareja tiene sus pros y contras. Por un lado, favorece la intimidad, la camaradería, el conocimiento y la comprensión mutua. Por otro lado, puede dar una falsa percepción sobre lo que la persona realmente necesita, le excita y desea.
Por: Issa Farides
Psicóloga- Sexóloga
@sexoconseso
Las fantasías sexuales en los seres humanos pueden ser muy variadas y diversas: Están inspiradas en lecturas, películas, sugerencias o simplemente surgen de forma espontánea. Algunas utopías son fugaces y simples, otras suelen ser muy elaboradas e incluso involucran a muchas personas, desafiando así los esquemas de valores y creencias de la persona que fantasea. Llevarlas a la realidad o no depende de diferentes factores.
 
Compartir las idea fantasiosas con la pareja tiene sus pros y contras. Por un lado, favorece la intimidad, la camaradería, el conocimiento y la comprensión mutua. Por otro lado, puede dar una falsa percepción sobre lo que la persona realmente necesita, le excita y desea.
 
Los tríos es una de las fantasías sexuales más comunes, principalmente en hombres. Consiste en un encuentro sexual en el que participan, de forma activa y tal como su nombre lo indica, tres personas: Pueden ser dos hombres y una mujer, tres personas del mismo sexo o dos mujeres y un hombre. En casos específicos, en los que no ahondaremos, uno de los tres no es una persona sino un animal, por lo general un perro.
 
Usualmente, dos de los participantes mantienen una relación de pareja sexual/amorosa e invitan al tercero o tercera, que por lo general es un conocido o conocida. También ocurre que ninguno mantiene una relación de pareja, pero sí encuentros sexuales casuales y sin compromisos. En algunos casos, las parejas contratan al tercero o tercera persona, quien es un desconocido que ofrece este tipo de servicios y que cada vez tiene más auge, principalmente en redes sociales.
 
Cualquiera que sea la circunstancia, son respetables las decisiones de cada persona. Por lo tanto, si esta es para ti una fantasía recurrente que quieres llevar a la realidad, ten en cuenta las recomendaciones:
  • No es sano forzar a tu pareja para llevar a cabo ninguna fantasía. Las personas tienen sus propios deseos e intereses, y lo ideal es que cada cual conozca sus límites a su propio ritmo. Por ello, algunos prefieren no involucrar a su pareja y serle infiel con dos más. 
  • Límites claros y definidos. En cuanto a lo que les gustaría que suceda antes, durante y después del encuentro sexual. Algunas personas prefieren hacer un contrato verbal o escrito con términos y condiciones que todos deberán cumplir; aunque no garantiza al cien por ciento que así sea, pues muchos seres humanos pueden ser impredecibles. De todas formas, el respeto debe estar presente en todo momento, y si algo resulta incómodo a alguno de los participantes, mejor suspender.
  • Condiciones higiénicas. Lo ideal es que todos se hayan bañado recientemente y así evitan lidiar con malos olores.
  • Condiciones de salubridad. SIEMPRE deben usar preservativo y conocer el historial sexual de la tercera persona.
  • Ambiente propicio. Velas, aceites, espacio fresco, juguetes sexuales, iluminación agradable, pueden ayudar a reducir la tensión inicial.
  • Alejar los dispositivos tecnológicos. Jamás permitan ser grabados, ya sea con celulares, cámaras de videos, fotográficas o de computador. Recuerden que hoy en día hay muchas formas de delincuencia relacionadas con la tecnología, y si tus archivos caen en malas manos,  pueden causarte daño a tu imagen personal y profesional, así como a tu reputación.
Si sugieres un trío y ambos aceptan, tengan en cuenta las ventajas y desventajas de hacerlo. Consideren, por lo tanto, los siguientes puntos:
  • Si a ambos o a uno de los dos les puede resultar excitante, doloroso o desagradable.
  • Sentimientos negativos que puedan surgir “after sex” como culpa, remordimiento, vergüenza, indignación, entre otros.
  • Las características de personalidad de cada uno, ya que, por ejemplo, la celotipia ni ningún tipo de celos encaja en esta actividad sexual. Tampoco concuerdan la baja autoestima, los apegos, inseguridades, ansiedades, obsesiones, dependencias afectivas, paranoias, entre otros. 
  • Disfunciones sexuales y/o cualquier dificultad sexual que tenga la pareja. Primero, apóyense mutuamente y resuélvanlo. Después revisen cómo les puede afectar o beneficiar hacerlo un trío; cómo esa tercera persona ofrece más disfrute sexual y hasta emocional a su pareja. También recordemos que algunas disfunciones sexuales se presentan solo en el entorno de pareja, pero no con terceras personas, lo cual puede ser un “shock” para la pareja o puede alegrarse por “el milagrito” que acaba de presenciar.
Por último, podemos decir que el porcentaje de parejas que se animan a materializar esta fantasía al menos una vez, no es muy alto. También es cierto que experimentar, hasta cierto punto, es emocionante y excitante para ambos. Pero no es una fórmula infalible si lo que se quiere es reavivar la llama de la pasión; por el contrario, puede desencadenar una separación o un divorcio.

Leer más: Aprende cómo expresarte en la intimidad para subir el placer al máximo

  • Compartir: