Aprende cómo combinar piezas en tu armario para crear diversos "outfits"

 
Mar, 10/22/2019 - 15:18
Ya no será necesario decir "no tengo nada que ponerme" con esta técnica

Tenemos el armario lleno de ropa, pero nunca aparece la prenda que necesitamos. Por lo que, en vez de revisar bien el ropero, resulta más fácil salir a comprar piezas nuevas.

No digo que estoy en contra de adquirir nuevas prendas. Mi visión sobre las compras siempre va ligada a que esta sea una inversión inteligente; es decir, piezas a las que se les sacará mucho provecho entre combinaciones y ocasiones para vestir.

Uno de los mejores descubrimientos en la búsqueda de la simplificación y la versatilidad es la técnica de "Cápsulas y Clusters de armario". Con esta, nunca deberías decir que no tienes que ponerte. Encontrar el equilibrio con un número limitado de prendas que te ofrezcan muchísimas opciones de atuendos no está nada lejos de la realidad. 

Leer más:  Armario minimalista, la salvación de la mujer práctica y actual

Cómo funciona

Cada cápsula puede estar compuesta de cinco a doce piezas que tengan cada una dos colores neutros y uno acento o dos acentos y uno neutro. Esto te asegurará que siempre que elijas las combinaciones podrás hacerlo con los ojos cerrados. Es importante que sean prendas individuales para que sean más prácticas al cambiar y tener más opciones de looks.

Para darles una idea más clara de esta cápsula, los colores neutros podrían ser los básicos blanco y negro y el acento, un azul vivo. Según tu estilo de vida y profesión, las prendas pueden ser más o menos formales; sin embargo, lo ideal sería que los diseños de las prendas sean atemporales, es decir nada que les amarre con alguna tendencia. Líneas simples, rectas, con algún ajuste según el tipo de figura, pero que no recuerde a una época o moda en particular. 

De esta manera podrías tener tres blazers, cada uno en los colores de la cápsula, un par de pantalones azul y negro, una falda blanca y otra negra para que luego se puedan combinar en conjunto con los blazer y algún cárdigan del mismo color para lograr suits, pero que también funcionen de forma separada. Las blusas deben tener de dos a tres estilos diferentes y en los colores de la cápsula para que amarren con cualquiera de las prendas básicas antes mencionadas. Así lograrás las 12 piezas de tu cápsula con las que lograrás alrededor de 30 outfits. 

Leer más:  Colorimetría: Cómo saber que colores nos quedan bien

La cápsula puede estar casada con sus clústers que estarán comprendidas por unas doce a veinte piezas como joyas, accesorios, carteras y bolsos, gafas, sombreros, pañuelos y calzado. Se respetan los mismos 3 colores elegidos para la cápsula. En este caso el diseño de las piezas puede incluir detalles como estampados, texturas o moda para darle carácter y personalidad a los más de ochenta looks que podrás lograr. 

Una opción menos drástica es tener cápsulas de cuatro colores neutros y tres colores acentos o viceversa. También, en vez de solo tener prendas planas en color, incluye estampados clásicos y sube la cuota de doce a dieciséis. Cásala con un clúster de doce piezas que traiga más complementos que ropa y verás como no necesitas mucho más. Para tener un armario descongestionado y verdaderamente práctico es importante el compromiso de no incluir prendas que no puedan combinarse con lo que ya tienes.

  • Compartir: