Armario minimalista, la salvación de la mujer práctica y actual

 
Mar, 10/15/2019 - 06:00
Para ser minimalista en el vestir se debe hacer limpieza total del armario y dejar solo lo atemporal, esas prendas todo terreno que se pueden mantener cada temporada.
La mujer de hoy siempre está en movimiento y tiene muchas facetas, lo que la lleva a invertir mucho tiempo en sus relaciones personales y profesionales. El estilo que exige cada rol es uno de los elementos que más les estresan y frustran.
 
Esto es fácilmente solucionable conociéndose bien a sí misma, sabiendo qué se quiere proyectar y lo que estratégicamente favorece en términos de estilo, lo que la llevará a simplificar y despreocuparse de ese tema. 
 
El estilo minimalista es una opción ideal para lograr la simplicidad que se busca.  A nivel de vestuario, complementos, decoración del hogar, la cantidad de artículos que se precisan para una vida más fácil, es parte de esta filosofía que busca la sencillez y la practicidad, sin olvidarse de la sofisticación y la elegancia. 
 

Armario minimalista

Tener un armario diseñado con cápsulas de pocas prendas atemporales en colores neutros y dos o tres colores que le den vida a los neutros es una gran solución para la mujer ocupada que requeire practicidad en su vida. El objetivo es tener pocas prendas para muchos looks. Es una gran oportunidad para liberarte de lo que te supone un estrés. 
 
Para ser minimalista en el vestir se debe hacer limpieza total del armario y dejar solo lo atemporal, esas prendas todo terreno que se pueden mantener cada temporada. Además de cortes simples, sin detalles que le amarren a una moda en particular. 
 
La mujer minimalista tiene un 70%-80% de su armario en colores neutros, lo que ayuda a que las prendas estén siempre vigentes y sean fácilmente combinables con colores que den vida al look.
 
 
Los colores neutros se dividen en dos familias: los no cromáticos como el blanco, el negro y la gama de grises; y los cromáticos, que en su mayoría tienen una tonalidad oscura como los verde petróleo, pino, botella, oliva y musgo, azul marino, púrpura, marrones oscuros, medios y claros como el crema, cámel o pardo.
 
En este armario se pueden tener algunas prendas y complementos con colores acento para combinar. Pot ejemplo, si eres de colorimetría cálida, te sirve un coral, verde amarillo o rojo bermellón; si eres fría, un verde esmeralda, fucsia o azul vivo, que sean perfectamente combinables entre sí y con los neutros. 
 
Otro consejo que funciona siempre es hacerse una especie de uniforme para ir al trabajo. Esto agilizará tu agenda y asegurará que siempre estés bien vestida. Los colores neutros lucen entre sí y con otros no neutros. Puedes tener dos pantalones, una falda, tres blazers, un vestido y de cinco a siete blusas para lucir con las prendas anteriores. 
 
La minimalista pura preferirá los accesorios sencillos como aretes pequeños y los metálicos en diseños geométricos y líneas simples. No recargará en la cantidad de accesorios o complementos. 

Leer más: 5 prendas color rosado para usar en octubre

  • Compartir: