4 pasos sencillos para crear un presupuesto financiero amigable

 
Mar, 05/15/2018 - 11:57
Despídete de aquella frase: "no llego a final de la quincena", ¡los mejores consejos financieros!

¿Te ha pasado que te encuentras en aquella situación donde sueles decir "no llego al final de la quincena"? Probablemente sí... suele ser parte de la realidad de todos los seres humanos cuando se independizan, obtienen su primer trabajo y salario estable, entre otras situaciones. 

El presupuestarse suele ser una tarea que a veces la consideramos aburrida, difícil y tediosa, pero la realidad es que existen múltiples beneficios que agradecerás luego si logras crear un sistema que te ayude a entender cómo manejas tus ingresos. Incluso después de años de errores

Una de las primeras claves para lograr seguir un presupuesto de manera metódica es cambiar la perspectiva en la que vemos esto. Si pensamos en un presupuesto como en terribles restricciones que no nos dejan hacer lo que queremos, lo más probable es que el resultado que tengamos sea poco exitoso y que a dos días de haber realizado cálculos, hojas de excel o haber bajado aplicaciones en nuestro telefono, nos encontremos en una tienda gastándonos la mitad de nuestra quincena. 

Todos necesitamos dinero para vivir, y si queremos progresar y lograr cosas en nuestra vida, ¡necesitamos planificación! "La primera pregunta que realmente debería hacerse es: ¿qué quiere de su futuro financiero?" dice Ariel Anderson Fortunato, un planificador financiero certificado en la Society of Grownups al portal Refinery29. "Tener esa mentalidad puede ser más motivador que un objetivo que es tan elevado como, solo quiero ahorrar más dinero, y con eso en mente, puedes empezar a pensar en lo que estás presupuestando".

Estos son algunos de sus consejos financieros para que podamos lograr objetivos y ordenarnos en base a ellos. 

Si tu problema presupuestario tiene que ver con el gasto excesivo accidental, necesitas obtener una imagen más clara de lo que ingresa en tu cuenta cada mes y lo que está saliendo.

"Puede ser revelador ver hacia dónde van realmente tus dólares", dice Fortunato. "Muchos de nosotros tal vez sentimos que estamos ganando un buen dinero, pero nos sorprende que no quede suficiente a fin de mes".

Para esto ayuda usar un aplicaciones financieras en el celular, de ahorro o seguimiento, o imprimir y revisar los estados de cuenta de la tarjeta para ver lo que realmente haces con tu dinero.

Una vez que eliges un sistema que funciona para ti, Fortunato aconseja que hagas un seguimiento de tus gastos durante al menos tres meses para tener una idea de tus hábitos, en promedio.

Leer más:  El Gran reto financiero del café con leche

Una vez que tengas un promedio constante de gastos, mira qué margen de maniobra tienes o no.

"Si tienes una opinión negativa o no hay suficiente para ahorrar para las cosas que has identificado como importantes, consulta contigo mismo y piensa si hay cosas que puedes cambiar o que estás dispuesto a reducir en orden para hacer espacio para estos otros objetivos que son importantes para ti ".

¿Hay facturas que puedes renegociar? Suscripciones que puedes cancelar? Membresías para las cuales puedes encontrar alternativas menos costosas. Determinar lo que quieres conservar y lo que quieres transmitir te ayudará a elaborar tu presupuesto.

Leer más:  5 maneras de ganar dinero extra fuera de tu trabajo regular

Tal como suena, la regla del 50/30/20 es un marco basado en porcentajes que determina qué parte de tu sueldo neto se divide en tres categorías principales: necesidades, deseos y metas. Aproximadamente el 50% de tus ingresos después de impuestos debe destinarse a lo esencial: el dinero que necesitas para mantener un techo sobre tu cabeza, comida en la mesa y mantener las luces encendidas, dice Fortunato, aclarando que a veces las necesidades varían según la persona.

"Conocí a personas que consideran que su membresía al gimnasio es una necesidad porque es su punto de venta, su cordura", explica. "Eso depende totalmente de ti, pero debes considerar los gastos que siempre, absolutamente, vas a pagar".

Luego, el 30% de los ingresos que llevas a casa debe destinarse a los deseos: tu "dinero divertido".

"Asegúrate de dejar espacio en tu presupuesto para salir a cenar, tener compromisos sociales, ir a un evento deportivo", agrega Fortunato. "Si eres súper [restrictivo] y no le das cabida a estas cosas divertidas, ¿para qué trabajas tan duro? Ni siquiera estás disfrutando tu dinero". Sin mencionar, puedes terminar rebelando contra ti y gastando dinero que no tienes por impulso.

Finalmente, los objetivos y las prioridades conforman el 20% final. Regresa a los objetivos a corto y largo plazo que identificaste antes de entrar en los números esenciales, y comienza a considerar cómo puedes comenzar a ahorrar estratégicamente para que sucedan.

La mayoría de las personas que conoce Fortunato o con las que trabaja ahorran al revés: cobran, pagan las facturas, gastan en deseos y luego ahorran cualquier resto. Ella desafía a las personas a hacer lo opuesto.

"Te pagan, revisas todas las facturas vencidas este mes, seleccionas una cierta cantidad de dinero que va directamente a una cuenta de ahorros y luego gastas lo que sobra".

Aunque puede parecer desconcertante al principio, las personas cuya principal prioridad es acumular ahorros podrían encontrar que este método es una buena manera de poner su dinero donde está su objetivo. Si le quedan $100 después de los artículos esenciales y los ahorros, puede hacer lo que quiera con ese resto: guardarlo más, pagar una factura, gastarlo en diversión, sin preocuparse si se está comiendo otro trozo del porcentaje de pastel.

Cumplir con un presupuesto puede no suceder de la noche a la mañana. ¡No te desesperes! Stacy Francis, presidenta y directora general de Francis Financial, tiene algunas tácticas para garantizar que no te des por vencido en el primer error:

1. "Haz una lista de compras y solo compra lo que está en la lista", aconseja, "incluso si [¡hay algo más que quieras]"

2. "Echa un vistazo a los libros de la biblioteca", agrega. "Algunas bibliotecas incluso tienen nuevas películas y CD de lanzamiento".

3. "Compra una botella de agua reutilizable, apta para el lavavajillas y vuelve a llenarla durante todo el día con agua del grifo", dice ella. "Es menos costoso que comprar botellas de agua y mejor para el medioambiente". Si no te gusta el agua en su área o no es seguro beberla ahorra para obtener un filtro de agua de bajo costo.

4. "Deja tus tarjetas de crédito y débito en casa", sugiere ella, y si es demasiado amigable con cosas como ApplePay, intenta apagarlo y mantener el dinero en efectivo.

5. "¡ALTO!" Francis aconseja. "Nunca compres cuando estés: Hambriento, Enojado, Solo o Cansado. Las decisiones de compra no pueden ser impulsivas, es mejor pensarlas y meditarlas con tiempo. Puedes darte cuenta de que realmente no lo necesitas".

  • Compartir: