Estrategias de nutrición para mantener óptimo tu sistema inmune

Lun, 03/16/2020 - 07:00
Frente al coronavirus es necesario hablar de la importancia de mantener y vigorizar las acciones que nos llevan a un estilo de vida saludable.
Ante la actual alerta de difusión del COVID-19 en Panamá, se hace imperativo reforzar las medidas preventivas que nos han recomendado los estatutos mundiales de salud. Te invitamos a mantener la calma y conocer qué otras estrategias puedes adoptar. 
 
El lavado de manos se constituye como estrategia preventiva principal ante la propagación del virus, no obstante, es necesario hablar de la importancia de mantener y vigorizar las acciones que nos llevan a un estilo de vida saludable, y es que, con un estado nutricional óptimo promovemos una mayor protección mediante nuestro sistema de defensa.
 
Para la Dra. Alessandra Quintero, médico de cabecera en My Clinic, las medidas que debemos adoptar actualmente no son nada diferentes a lo que debemos ejecutar diariamente en ausencia de cualquier virus o amenaza a la salud.
“Tener un estilo de vida saludable donde comamos de forma correcta y balanceada y realizar actividad física frecuente; si padeces de alguna enfermedad crónica como diabetes e hipertensión,  tener el control de las mismas mediante la medicación adecuada y demás cuidados que ameriten incluyendo las citas de seguimiento con tu doctor. Estar consiente de tus necesidades nutricionales según tu edad, de este modo no nos tendríamos que alarmar tanto”, expresa.  
 
Quintero, además nos invita a reforzar las medidas de higiene personal en nuestro hogar y lugar de trabajo, además, nos habla de la importancia de evitar las aglomeraciones. Sobre el ejercicio nos recomienda evitar asistir a sitios muy concurridos como los gimnasios, por estos momentos.
 

Nutrientes para un sistema inmune

Es por medio de los alimentos que ingerimos diariamente que obtenemos vitaminas y minerales, prebióticos y probióticos, fibra y otros nutrientes que participan en la fabricación de células que combaten cualquier virus o bacteria que entre en nuestro sistema.
 
Podemos obtener los nutrientes de las siguientes fuentes
 
Minerales:
 
Selenio: es un antioxidante y lo encuentras en los hongos, la yema del huevo, pollo, semillas de girasol, nueces.
 
Zinc: apoya nuestro sistema de defensa y lo obtenemos de carnes de res y aves, pescados, hígado, frutos secos.
 
Vitaminas:
 
Beta caroteno: reduce el riesgo de padecer infecciones y la identificamos por aportar el color naranja. Consúmela en papaya, zapallo, zanahoria, camote, mango.
 
Vitamina E: es un antioxidante potente, lo obtenemos al consumir frutos secos, aceite de oliva extra virgen, espinacas.
 
Vitamina C: interviene en el sistema de defensa, la consumimos a través de naranja, mandarina, limón, pimentón, tomate, fresas, brócoli.
 
Otros
 
Pro bióticos: son microorganismos que pueden  llegar a formar parte de nuestra más óptima barrera de defensa corporal, la micro biota intestinal,  encargada de eliminar patógenos que ingresen al cuerpo. Estos los obtenemos en alimentos fermentados como yogurt, kéfir, leche agria.
 
En esta tarea también son esenciales los prebióticos que los obtenemos al consumir ajo, cebolla, puerro, banana, espinacas, avena, soja; y la fibra que forma parte de las frutas, vegetales y cereales integrales.

¿Es necesario suplementar?

En definitiva, un individuo que se alimente de manera equilibrada y sana obtendrá de su propia alimentación todo lo que requiere para mantener su sistema de defensa a tope. Es en situaciones de carencias (déficit) y enfermedades (operaciones, lesiones, tratamientos, etc.) donde recomendamos suplementación continua. 
 
En el caso de la Vitamina C, un consumo excesivo en tabletas, en realidad, no nos asegura una mejora inmediata del sistema inmunológico, ya que el estado de este sistema no depende solamente de dicha vitamina; por otro lado, un consumo excesivo de vitamina C puede provocar problemas estomacales como diarrea y dolores intensos.
 
   

Protege tu micro biota intestinal

 
Te recomendamos cuidar  lo que comes en este momento, evita alimentos ultraprocesados, exceso de azúcares y procura tener tus horas de descanso oportuno, idealmente 8 horas. Además, recuerda consumir suficiente agua durante todo el día. 
 
  • Compartir: