Marruecos: un exótico y sorprendente destino, más allá de los desiertos

 
Mar, 07/09/2019 - 17:11
Marruecos es políticamente estable. Se ubica dentro de la lista de los 20 destinos “top” del mundo con nueve sitios declarados patrimonio de la humanidad por la Unesco.
Cuando uno se imagina Marruecos lo primero que viene a la mente es el desierto del Sahara, quizás el mayor atractivo turístico de este interesante destino; pero realmente el desierto es solo una pequeña parte del país, en el que hay desde hermosas playas, en el Mediterráneo y en el Atlántico, hasta pistas de esquí, festivales, maratones y muchísimo turismo.
 
Llegar aquí en avión es relativamente económico y está cerca de cualquier ciudad europea. Hay quienes se aventuran cruzando el estrecho de Gibraltar en ferry desde España. 
 
Ubicado en el norte de África, Marruecos es hoy un país moderno en el que viven en paz árabes, judíos y cristianos.  Es un reinado en donde viven 35 millones de personas. Su territorio es 10 veces más grande que el de Panamá, por lo que las distancias para ir a sus principales lugares turísticos son largas. Necesitas una semana, idealmente llegando por Tánger y saliendo por Marrakech (o al revés) para recorrerlo. 
 
 
La moneda es el dírham. Además de árabe, los locales hablan español o francés,  dependiendo de en qué parte del país estén. Marruecos es políticamente estable, y en él se ha desarrollado mucho la industria sin chimenea, con 10 millones de visitantes al año. El país se ubica  dentro de la lista de los 20 destinos “top” del mundo con nueve sitios declarados patrimonio de la humanidad por la Unesco. Los meses más calientes son de junio a agosto; no se recomienda viajar en esa época.
 
Después de un recorrido junto a mi familia, los lugares que más nos gustaron y que nos parecieron los más interesantes para visitar en Marruecos son (en orden):

El desierto del Sahara

Como lo ves en las películas: arena roja muy fina, camellos, dunas, atardeceres espectaculares y noches estrelladas. Hay opciones de campamentos (desde básicos hasta muy lujosos) en medio del desierto, por lo que muchos optan por pasar una noche allí.  Llegas a ellos en camello, lo que es parte de la aventura. 
 
Las temperaturas en el desierto varían mucho en el día, pasas desde mucho calor hasta muchísimo frío, por lo que tienes que ir preparado. Después de los camellos, tomar un “tour” en four wheels en el Sahara es algo que definitivamente hay que hacer, con un guía manejas por las dunas, y observas las bellas montañas de arena roja. Es algo espectacular y estoy segura de que está en la lista de viajes por hacer de muchísimas personas.
 

Chauen (o Chefchauen)

Al noroeste de Marruecos se ubica este bello pueblo antiguo, en la montaña del Rif, con callejones empedrados y casas antiguas, todas pintadas en diferentes tonos de azul. Hay muchísimas opciones de hospedaje, siendo las más visitadas las llamadas riads (palabra que significa ‘edén’ o ‘jardín’), que son palacios tradicionales marroquíes con un jardín o patio interior. Muchos hoteles son riads originales acondicionados para turistas, están hermosamente decorados y tienen todas las comodidades así como mucho encanto. Claramente es parte de la experiencia.
 

Marrakech

Ubicada al oeste del país, es una de las principales ciudades y una de las cuatro ciudades imperiales de Marruecos (las otras son Fez, Rabat y Mequinez). Su medina o ciudad medieval amurallada, está llena de callejones que parecen laberintos y mercados, llamados zocos, donde venden de todo lo que te puedas imaginar. Es patrimonio de la humanidad y un lugar que no puedes dejar de visitar. 
 
Dentro no pueden transitar autos, el alcohol está prohibido y los edificios no pasan los tres pisos de altura. Es un entretenido caos en donde al caminar por sus cientos de callejones tienes que estar pendiente de las mulas y las motos que no frenan por nada ni por nadie. Hay muchas mezquitas a las cuales no permiten el acceso a turistas no musulmanes. Hay varios palacios, y puedes visitar uno: el Palacio de la Bahía, con 150 habitaciones, entre ellas las de las 24 concubinas, las de las 4 esposas y la de la esposa favorita del visir (mano derecha del rey) Abu Bou Ahmed, a quien este le dedicó el palacio. En su plaza principal, llamada Djemmaa el Fna, está el zuc, el mercado más grande del país, que por las tardes se llena de acróbatas, encantadores de serpientes (como en las películas), bailarines, música y puestos de comida.  
 
Afuera de la medina, la ciudad es moderna e influenciada por los franceses durante los años del dominio colonial. Hay centros comerciales, extensas avenidas, bares, discotecas, restaurantes de todo tipo y un recién inaugurado museo Yves Saint Laurent junto al hermoso jardín botánico Majorelle, que es un “must”.

Ouarzazate

Su hermosa ciudad fortificada, Ait Ben Hadu, situada al lado del río Ounila, es patrimonio de la humanidad de la Unesco. Aquí se han realizado varias películas y series  como “Game of Thrones”, “Babel”, “La momia”, entre otras. Es el ksar (grupo de casas de adobe) original mejor conservado y más famoso de Marruecos. Por este sitio pasaban las caravanas de camellos que transitaban la ruta comercial del Sahara. Fuera de la ciudad de adobe hay dos enormes estudios de películas y un museo de cinematografía.
 

Fez

La capital de la religión y de la cultura del país. Conocida por su enorme ciudad amurallada Des El Bali, en la cual hay 9,000 callejones (como un enorme laberinto) y que no puedes recorrer sin un guía local que te indique por dónde ir. Recomiendan visitarla de día. Es la tercera ciudad de Marruecos y la capital del islam en el país. 
 
Su medina, de origen medieval, es la mejor conservada del mundo árabe, la mayor zona peatonal del mundo y patrimonio de la humanidad. Aquí dentro se encuentran las famosas y olorosas tenerías, en donde curten el cuero de dromedario, oveja y otras pieles en diferentes colores. Los tintes que usan para teñir la piel tienen como ingrediente principal las heces de las palomas, por lo que te dan hojas de menta al entrar para no percibir tanto el olor de los tanques. Fuera de la ciudad amurallada encuentras una ciudad moderna con todas las facilidades.
 
Además de estos destinos, en el camino entre un sitio y el otro hay lugares muy bonitos e interesantes que ver, como un bosque de monos, estaciones de esquí, grutas al lado del mar, oasis (que son mucho más grandes de lo que uno se imagina), campos de palmeras de dátiles, montañas, valles de rosas, ríos, ruinas romanas y más. La comida típica es bastante étnica, las personas son, en general, muy amables, sobre todo los que trabajan en turismo. 
 
Es uno de esos destinos en los que debes ir con un guía/chofer o con un “tour” organizado recomendado y llevar una maleta adicional porque encuentras desde alfombras hasta artesanías de paja, lámparas de cobre, telas, babuchas (pantuflas tradicionales), especias, trajes típicos... en fin, querrás traerte todo Marruecos en la maleta de regreso contigo. 
 

Leer más: Chicago: un recorrido entre arte y arquitectura

  • Compartir: