DigiGirlz, impulsando la participación de la mujer en la ciencia y la tecnología

 
Jue, 03/28/2019 - 14:15
El evento acerca a más de 200 jóvenes panameñas la experiencia de mujeres profesionales y las oportunidades de futuro que presentan estos sectores

Según datos de la iniciativa For women in science desarrollada por la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), en América Latina únicamente el 30% de los puestos de trabajo relacionados con ciencia y tecnología son ocupados por mujeres. En Panamá, menos del 40% de las mujeres están en ocupaciones relacionadas con la ciencia, tecnología e innovación, menos del 35% poseen empleos en industrias de este sector y no son muchas las que ocupan puestos de liderazgo. 

En este contexto nace DigiGirlz, un proyecto internacional liderado por Microsoft que busca exponer, capacitar y alentar a las jóvenes para que continúen rompiendo paradigmas y triunfando en el sector de las ciencias y la tecnología. Ayer celebró su tercera edición en Panamá, con una jornada que incluía actividades interactivas, conversatorios, sesiones de inmersión y contacto con la tecnología.   

“DigiGirlz es una actividad que se realiza una vez al año, y lo hacemos llevándole el mensaje a chicas que tienen entre 14 y 17 años, sobre la oportunidad que presenta el sector de las STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) en el mundo actual, explica Milenne Martín, Country Manager de Microsoft para Panamá. “Hoy hemos acercado ese mensaje, el de que ellas también pueden triunfar en estos sectores, a más de 200 niñas de los centros Supérate de la Fundación Alberto Mota, de Jupá, de Provivienda y también del programa de liderazgo de San Miguelito”, continua Martín.

 

Leer más:  Tecnología y educación, una cuestión de equilibrio

 

“Las chicas deben atreverse, dejar de tener miedo y de ponerse límites, porque a veces esos límites nos los ponemos nosotros mismos. Deben investigar, pero sobre todo nunca deben dejar de soñar y seguir sus pasiones”, remarca Martín.

El evento celebrado ayer en la Universidad Interamericana de Panamá contó con la participación de Yael Danon, panameña destacada en arte, canto, actuación y baile, María José Paíz, autora del vlog ‘Según Majo’, Paola Aguilar Di Camillo, fundadora de Open Closeth y África Flores, cuyo proyecto ganó el ‘AI for Earth Innovation Grant’, de Microsoft y National Geographic.

Además, en el panel pudieron escuchar a siete mujeres líderes en STEM, como Raquel García Sitton, presidenta de Capatec, Gracia Rossi, GM Canales de Microsoft, Lydia Toppin, decana en Informática de la Universidad Tecnológica de Panamá, Lilia Liu, de Llaso, Markova Concepción, directora de Desarrollo Social y Sostenible de Sumarse, y Jeanette Shakalli, doctora en Matemáticas en representación de Senacyt.

 

 

¿Un mundo de hombres?

Los hombres matriculados en estudios superiores en informática y la cantidad de hombres con capacidades informáticas de alto nivel, duplica la cantidad de mujeres, y entre los empleados en ingenierías, los hombres también son más del doble. Pero no solo eso, también en algunos de los campos científicos como las ciencias físicas, matemáticas y estadísticas, así como en informática, ingeniería y los campos de industria, producción, arquitectura y construcción, mantienen la división tradicional de género.

La mayoría de los investigadores de Panamá son hombres, quiénes ocupan también la mayoría de cargos superiores. El informe de 2018 de la Organización Internacional del trabajo indica que ellas representan menos del 35% de los puestos gerenciales a nivel global.

 

Leer más:  Ciencia y tecnología: ¿tienen nombre de mujer?

 

Por otro lado, el Índice Global de la Brecha de Género, presentado en el Foro Económico Mundial de 2018, expone que Panamá tiene una brecha de género del 72,2%, situando al país en el puesto número 45 del ranking.

En este contexto, el Gobierno de Panamá crea el Consejo Nacional por la Paridad de Género, que busca impulsar la participación de mujeres, no solo por el hecho de su género, sino por sus méritos y su alto sentido del profesionalismo “que muchas veces es opacado por la falta de visibilidad y espacios”.

  • Compartir: