Vallas de la nueva película de Tarantino son alteradas y hace referencia a acusados de abuso sexual

 
Vie, 07/26/2019 - 15:02
La intervención critica a Jeffrey Epstein, Roman Polanski y Woody Allen

Varios carteles promocionales de la película de Quentin Tarantino, "Once Upon a Time in Hollywood", aparecieron este viernes alterados con "Pedowood" en lugar de Hollywood y las fotografías de Jeffrey Epstein, Roman Polanski y Woody Allen, acusados de abuso sexual a menores. La fotografía de una gran imagen publicitaria se hizo viral el mismo día que la nueva cinta de Tarantino llega a los cines, protagonizada por los actores Brad Pitt y Leonardo DiCaprio, quienes en el cartel modificado tienen su cara cubierta por los rostros de Epstein y Polanski.

Además, otros anuncios de menor tamaño en paradas de autobús y bancos fueron alterados con las caras del director de cine Woody Allen junto a Epstein. Se trata de algunas de las numerosas imágenes que pueblan la ciudad de Los Ángeles (EE.UU.) para promocionar el estreno del filme, uno de los más esperados del año. Varios usuarios de redes sociales y medios como "The Hollywood Reporter" han relacionado este acto con Sabo, un artista callejero y ultraconservador conocido por criticar en sus obras a Hollywood y a los progresistas, y que ha reivindicado en más de una ocasión las acusaciones de abuso sexual en la industria cinematográfica.

Con su título ficticio de "Once Upon a Time in Pedowood", haciendo referencia a la pedofilia, el artista querría denunciar que el mundo del entretenimiento habría sostenido a Polanski, acusado de mantener relaciones sexuales con varias menores hace cuatro décadas y huido de la justicia en estadounidense en Francia. Polanski, caracterizado como un joven cineasta, es además uno de los personajes secundarios de la nueva cinta de Tarantino.

Epstein, el otro acusado que aparece en el cartel, es un magnate multimillonario relacionado con los negocios de Hollywood que permanece en prisión acusado de tráfico sexual de menores por la Fiscalía del distrito sur de Manhattan, que alega que creó una red para abusar de decenas de niñas en su mansión de Nueva York, así como en otra situada en Florida, hace más de una década.  Por su parte, Woody Allen ha recibido acusaciones en varias ocasiones de su hija adoptiva Dylan Farrow, quien ha reiterado que el director de cine abusó sexualmente de ella cuando tenía siete años.

"Nunca abusé sexualmente de mi hija, como ya concluyeron todas las investigaciones que se realizaron hace 25 años", afirmó Allen el pasado mes de enero al asegurar que la familia Farrow se "está aprovechando de la oportunidad creada por el movimiento 'Time's Up' para volver a sacar a la luz la acusación". EFE

  • Compartir: