Un mundo sin sed: la misión de Vincent Loka con su 'start-up' Wateroam

 
Vie, 08/16/2019 - 11:53
El indonesio, joven líder de la ONU, habló sobre su emprendimiento social que le dio agua potable a 70,000 personas

Vincent Loka sabe qué es no tener acceso al agua potable. De niño, veía cómo las personas de su comunidad, Medan, debían movilizarse varias horas para conseguir el líquido en poblados aledaños. Esto le servió como motivación para crear una solución que brindara este recurso, no solo a las personas de su comunidad, sino del planeta en general. En 2014, con 22 años y aún estando en la universidad, decidió crear junto a sus compañeros Wateroam, un sistema de filtrado de agua que tiene como misión construir un mundo en el que nadie padezca sed.

Hasta el momento, lo que inició como un proyecto para competir en la universidad, ha ayudado a más 70,000 personas en 23 países asiáticos. Hoy, Vincent se desenvuelve como el director técnico de Wateroam y se encarga de desarrollar nuevos productos y mejorar los existentes.

Vincent decidió estudiar Ingeniería Ambiental con el fin de salvar al planeta Tierra y brindar soluciones ecológicas para la crisis climática que está sufriendo en estos momentos. Se graduó en 2015 de la Universidad Nacional de Singapur.

¿Qué te motivó a querer llevar  agua potable a tu comunidad?

Nací en Medan (Indonesia) y allí el agua potable es escasa. Decidí estudiar en Singapur y al llegar experimenté un cambio increíble. ¡El agua era potable en todos lados! Al vivir esto, supe que no quería que las personas tuvieran que manejar hasta tres horas para poder conseguir agua. Esta fue mi mayor motivación.

Leer más: Acciones para evitar que el agua se escurra de nuestras manos

¿Cuándo llegó Wateroam a tu comunidad?

La primera vez que lo llevamos fue en 2014, y estaba diseñado para suplir a personas en áreas rurales que habían pasado por algún desastre natural. Pasaron situaciones interesantes, un colega se fracturó la espalda tratando de alzar el dispositivo. Allí nos dimos cuenta de que era muy pesado y que no sería una solución que funcionaría. Desde entonces, diseñamos realmente para suplir las necesidades de la población.

¿Qué pueden hacer las personas, los gobiernos y oenegés para solucionar el problema del agua?

Para un individuo, lo más sencillo como conservar el agua es de gran ayuda. Es algo que hasta los niños pueden hacer. Para los gobiernos y oenegés, diría que deben crear más alianzas. Realmente, la misión y visión de Wateroam no hubiese sucedido sin ellas. No lo hicimos solos, trabajamos con organizaciones que nos ayudaron a identificar lugares donde necesitaban el producto, y a tramitar los permisos con los diferentes gobiernos.

Estuviste dictando una conferencia en Panamá de la mano de  Banistmo sobre las empresas sociales como soluciones para el futuro. ¿Cómo te contactaron?

Al ser un joven que contribuye con el desarrollo sostenible del planeta, Banistmo me llamó para participar de esta conferencia dentro de su programa de sostenibilidad. Con ella, deseaba inspirar a más jóvenes a través de mi historia de emprendimiento social.

¿Crees que haber sido nombrado un “joven líder” por las Naciones Unidas te da algo de responsabilidad?

Sin duda, y esto me ha expuesto a tantas oportunidades de asistir a conferencias y ver el mundo como realmente es. Sin esta experiencia, no hubiese podido desarrollar mi empresa social  como está ahora mismo.

¿Qué consejo le darías a un joven que quiera crear un empresa de carácter social?

Que sea fiel a su pasión. Empezamos este proyecto con pasión y ganas de solucionar un problema que hemos vivido nosotros mismos. Hemos superado obstáculos, pero ahora somos una empresa sostenible.

 

  • Compartir: