Todo lo que pasó en la boda de Harry y Meghan

 
Sáb, 05/19/2018 - 08:58
¿Te perdiste la boda real del año? ¡Tranquila! Te contamos los momentos y detalles más significativos e inusuales del enlace que unió a dos mundos.

¡Y llegó el gran día! Por fin, esta mañana, la actriz estadounidense Meghan Markle le dio el "sí" al príncipe Harry, hijo menor de la fallecida Diana de Gales y sexto sucesor de la corona británica, para protagonizar una unión icónica, rodeada de dudas, escándalos y, sobre todo, mucho optimismo.

Leer más: El príncipe Carlos llevará a Meghan Markle al altar en la Boda Real

Aunque la boda fue pronosticada como una de las más sencillas de la realeza hasta el momento, en realidad fue un evento de ensueño, con una lista de invitados de lujo y momentos impredescibles. La ceremonia protocolaria incluso introdujo un coro góspel y guiños del mundo de Hollywood del que procede la novia, sin obviar los gestos feministas que ella incluyó.

Desde muy temprano, comenzaron a llegar a la capilla de San Jorge, en el castillo de Windsor, los 600 invitados a la boda real con vestuarios acorde al protocolo real, como por ejemplo que las damas deben utilizar sombreros para las ceremonias solemnes. 

Amal y George Clooney, Victoria y David Beckham, la tenista Serena Williams, amiga cercana de la novia, y la presentadora estadounidense Oprah Winfrey fueron algunos de los invitados más destacados.

La familia Spencer también fui invitada, por decisión de Harry, para honrar a su madre, Lady Di. La hermana de la fallecida princesa y tía del novio, hizo una de las lecturas de la boda. La unión, en parte, resultó ser un tributo a la "princesa del pueblo"; el anillo de compromiso de Meghan posee dos diamantes de las joyas de Diana, y se comentaba que el vestido que utilizó hoy podría estar tomando a la eterna princesa de Gales como inspiración.

Finalmente, llegó a la capilla la futura novia, envuelta en un vestido Givenchy y un largo velo; acompañada de su madre, Doria Ranglan (única invitada a la boda real), luego de haber pasado la noche juntas en un hotel de la localidad.

Por su parte, el futuro novio, el príncipe Enrique, llegó al castillo de Windsor junto a su hermano Guillermo, quien fue su padrino de bodas. Ambos vistieron el uniforme de gala del ejécito del aire británico.

Las damas de honor, quienes también luieron atuendos Givenchy, llegaron a la iglesia acompañadas de la duquesa de Cambridge.

La ceremonia 

Una vez dentro de la iglesia, la magia seguía. La futura novia hizo su entrada triunfal con dos pajes que le sostenían su larga cola. El príncipe Carlos fue quien acompañó a Meghan Markle hasta el altar, ante la ausencia de su padre, quien no asistió al evento bajo la excusa de haberse realizado una cirugía de corazón, justo después de un escándalo con unos paparazzi.

Durante la ceremonia ocurrieron algunos eventos inesperados para una boda real, como por ejemplo, un coro góspel no solo estuvo presente, sino que además interpretó la canción de los novios.  The Kingdom Choir, integrado por 20 cantantes, es el coro que interpretó, junto a Karen Gibson, la famosa canción de Ben E. King, Stand by me, en la boda de Meghan y el Príncipe Harry.

El obispo presidente de la Iglesia Episcopal de EEUU, el reverendo afroamericano Michael Bruce Curry, también sorprendió a los asistentes y expectadores con su manera de dar el sermón, con gestos exagerados y un tono de voz fuerte.

Después, llegaron los mementos más alucinantes, como el intercambio de votos entre los enamorados y el instante en el que el príncipe Enrique le coloca el anillo de boda a Meghan Markle, convirtiéndose en marido y mujer. Así, Enrique y Meghan en adelante serán llamados Duque y Duquesa de Sussex. ¡Qué vivan los novios!

Posterior a la firma de un documento real, la pareja de esposos salieron de la capilla, y justo a la salida llegó lo que todos ansiaban: el beso, que duró un par de segundos, pero que fue muy aplaudido por los presentes.

Luego, los recién casados realizaron un recorrido de media hora, en un carruaje de ensueño, para saludar a las 100 mil personas que se habían congregado por las calles de Windsor. 

Los esposos Enrique de Inglaterra y Meghan Markle regresaron al castillo de Windsor para la parte privada del festejo, donde hubo un almuerzo ofrecido por la abuela del novio, la reina Isabel II. En la noche será la fiesta en la mansión Frogmore, para 200 invitados, gentileza del padre del novio.

La boda costó en total 34 millones de euros, una cuantía de la que se ha hecho cargo la reina Isabel II. 

 

 

  • Compartir: