Por qué te enfermas cuando vuelas y cómo prevenirlo

 
Mié, 01/02/2019 - 14:28
Si estás pronto a subirte a un avión, te conviene seguir leyendo

El transporte aéreo es inevitable en algunos casos; ya sea para un viaje de negocios, una visita familiar o un viaje por diversión, muchos de nosotros terminamos en aviones en algún momento de nuestra vida. Desafortunadamente, una de las desventajas de este modo de transporte es que a veces nos enfermamos justo después de tomar un vuelo.

Gracias a las diversas condiciones que afectan la calidad del aire y la naturaleza impredecible de la persona que se sentará junto a ti en el avión, es posible que llegues a tu destino con un resfriado, o algo peor, como un recuerdo. Pero entonces, ¿por qué nos enfermamos tanto cuando viajamos en avión?

Leer más: 5 errores comunes de viajeros principiantes

No es que los jets tengan enfermedades inherentes, es que son un caldo de cultivo de gérmenes. La razón más obvia, según la Dra. Holly Kim, especialista en enfermedades infecciosas en el Kaiser Permanente West Los Angeles Medical Center, es la cercanía que todos los pasajeros, independientemente de su clase de boleto, están obligados a compartir con extraños. Esto facilita compartir la gripe o un resfriado, incluso si alguien está comenzando a mostrar síntomas.

Otra causa podría ser los presupuestos de las aerolíneas, que a menudo tienen poco tiempo (y personal) para desinfectar adecuadamente los asientos, pasillos y baños antes de que se produzca otra entrada de jetsetters. “Es posible que los aviones no siempre se limpien adecuadamente entre vuelos, por lo que puede haber una acumulación de gérmenes de muchas personas, tanto del vuelo reciente como del pasado”, explica Kim.

Leer más: 6 consejos para afrontar el jet-lag cuando planees un viaje largo

Y cuando combinamos los gérmenes que acechan en casi todos los lugares que tocas y los resfriados de un pasajero unas cuantas filas por delante con la calidad del aire, no es de extrañar que muchos sufran enfermedades después de volar. "El aire en los aviones puede secar las membranas mucosas que recubren la boca, la nariz y la garganta, y estas áreas deben estar húmedas para protegerse eficazmente contra los microbios que causan enfermedades", agrega Kim.

"Algunas personas se enferman con regularidad después de volar porque su reloj circadiano se descompone", explica el autor y experto en salud alternativa Peter Bedard al sitio Style Caster. "Reciben el jet lag y su reloj interno se ensucia seriamente, causando fatiga, falta de sueño y problemas con nuestro sistema metabólico y la digestión". "La interrupción de nuestro reloj interno arroja fuera del cerebro, que regula muchos otros" relojes "que se pueden encontrar dentro de cada célula y órgano de nuestro cuerpo".

Leer más:  2 momentos ideales para reservar un vuelo, habitación o crucero y ahorrar dinero

via GIPHY

Cómo prevenir enfermarte cuando vayas a viajar

Si bien no hay una forma garantizada de prevenir una enfermedad, los médicos explican que hay formas de darle a tu sistema inmunológico la mejor oportunidad de tener éxito.

Mantente hidratado

Cuando eras un niño y tus padres te permitieron quedarte en casa para evitar esos resoplidos, probablemente te cargó con mucho líquido (jugo de naranja, té caliente, lo que sea) mientras estabas mirando caricaturas. La misma regla general siempre es apropiada para la edad de acuerdo con Kim, especialmente si estás volando, gracias a la baja humedad causada por la elevación y el aire circulado, que causan deshidratación.

"Bebe agua, jugo o té de hierbas, pero no bebidas con cafeína como el café o los refrescos porque pueden deshidratarte más", explica. Para asegurarte de que estáa cargando suficiente combustible, busca una respuesta en la taza del inodoro: si tu orina es de color amarillo pálido y/o necesitas usar el baño con frecuencia, son signos de buena hidratación, agrega.

Lavar tus manos

Tan pronto como escuches el anhelado toque que indica que tienes la aprobación del piloto para dejar tu asiento, diríjete al baño. No para orinar (más sobre eso más adelante), sino para lavarte las manos. Kim dice que lavarse las manos con frecuencia es esencial, especialmente si eres alguien que te toca los ojos, los labios o la cara de manera constante.

“En un avión, hay muchas superficies que puedes tocar y recoger microbios. Ten en cuenta que lavarse las manos con agua y jabón es preferible [a] desinfectante de manos”, dice ella. "Para maximizar los beneficios del lavado de manos, lávese bien las manos (no te olvides de las uñas o las yemas de los dedos) con agua y jabón durante al menos 15 a 20 segundos".

Empaca tus propios elementos esenciales

Es un bonito gesto cuando un avión te regala alegremente una manta o una almohada, pero Kim dice que es más inteligente traer el tuyo propio. Claro, ocupa espacio, pero la alternativa es peor. Ya que estos regalos gratis se reutilizan, nunca se sabe con qué gérmenes te estás acurrucando mientras te estás quedando dormido. También enfatiza el poder de las toallitas antibacterianas para dar un toque completo a la bandeja, las hebillas del asiento y el reposabrazos antes de usarlas.

Evita el pasillo y pregunta si puedes cambiar de asiento si necesitas

tu vejiga puede rogarte que selecciones, o actualices, un asiento de pasillo, pero tu sistema inmunológico presenta un argumento convincente en contra. Como señala el doctor Edison de Mello, médico integrador certificado por la junta, los microbiólogos afirman que el asiento exterior le brinda la mayor oportunidad de entrar en contacto con la mayor cantidad de pasajeros. Si bien no es malo si eres una persona social, puedes terminar llevándote a casa lo que sea que llevas en la nariz o la garganta.

  • Compartir: