Arma tu presupuesto mensual a partir de la regla 50-30-20

 
Mar, 04/16/2019 - 09:00
Con esta regla financiera podrás estar más cerca de tus metas financieras, ¡mira!

La idea de seguir y regimentar tus gastos puede parecer abrumadoramente tediosa, y ciertamente puede serlo. Pero no todos los presupuestos son creados iguales.

Si estás buscando poner su dinero en orden, una de las maneras más fáciles y efectivas de organizar tus finanzas es mediante el uso de la regla 50/30/20. La senadora Elizabeth Warren creó la regla 50/30/20 / para gastar y ahorrar cuando fue coautora de un libro de finanzas personales con su hija, Amelia Warren Tyagi: "All Your Worth: The Ultimate Lifetime Money Plan".

La regla es una forma simple y accesible de entender cómo gastar mejor tu dinero. Al organizar tus gastos en tres categorías principales de gastos, la regla 50/30/20 es una manera segura de controlar tus gastos mientras te ayuda a estar más cerca de alcanzar tus metas financieras, todo sin tener que estresarte por los detalles de dinero.

Calcula tus ingresos después de los impuestos

Leer más: 3 maneras de crear un presupuesto cuando tienes ingresos irregulares

Si tienes un salario, es fácil pensar en tu ingreso antes de impuestos como tu ingreso real. Pero este no es el caso.

Los impuestos consumen una parte considerable de un salario. Después de todas las deducciones: seguridad social, impuestos sobre la renta, seguro educativo, entre otros, se eliminaron, tu sueldo para llevar a casa es bastante diferente al monto que te ofrecieron cuando conseguiste tu trabajo. Por esta razón, es importante comprender mejor lo que realmente estás haciendo antes de comenzar a pensar en cómo gastarlo.

Para calcular tu ingreso real, intenta simplemente, echar un vistazo a su cheque de pago. Debe haber un desglose detallado de lo que se retiene de cada quincena, así como un número final que indique su salario bruto.

Si eres un profesional independiente o eres alguien sin un ingreso fijo, esto puede ser incluso más difícil de manejar. Una buena regla general es crear un plan financiero alrededor de tu ingreso bruto promedio, después de contabilizar los gastos e impuestos: mira hacia atrás en tus facturas de los últimos tres o seis meses y luego haz un promedio de tu ingreso mensual para tener una idea de lo que por lo general haces. Si estás preparado para el desafío, también puedes proyectar tus ingresos cada mes y planificar basándote en ese número.

Leer más: 4 consejos de una experta para crear un presupuesto en pareja

Limita tus "necesidades" al 50%

Ahora que haz calculado tu ingreso mensual después de impuestos, tómate un minuto para pensar entus responsabilidades financieras mensuales. De acuerdo con la regla 50/30/20, los elementos esenciales o "necesidades" (cosas como el alquiler, los servicios públicos, el seguro de salud, los alimentos y el transporte) solo deben sumar hasta un máximo del 50% de tu sueldo para llevar a casa.

No seas demasiado filosófica acerca de cuáles son las verdaderas "necesidades". Para esta categoría, solo considera cosas con las que no puedes vivir. Por ejemplo, si no pagas tu alquiler, probablemente te encontrarás con algunos problemas, por lo que eso sería una necesidad. También necesitas comer, es probable que necesites transporte para ir al trabajo y probablemente no puedas vivir sin calefacción ni electricidad.

Limita tus "deseos" al 30%

El 30 en el medio significa que el 30% de tu ingreso debe destinarse a gastos flexibles, o "deseos".

Claro, el 30% puede sonar como una parte bastante generosa. Pero cuando se trata de eso, no es tanto. Pero, recuerda, los deseos no solo significan cosas como viajes a México y ese nuevo par de Nikes. Son responsables de todas las demás cosas que quedan fuera de sus necesidades inmediatas, por lo que cuentan los gastos como su factura telefónica, sus cuentas de Netflix y Hulu y el almuerzo que acaba de pedir en Uber Eats. Además, si tienes una deuda de tarjeta de crédito, debes incluir cualquier pago mínimo mensual en su categoría de "deseos".

Leer más: 4 pasos sencillos para crear un presupuesto financiero amigable

Con esos gastos en mente, el 30% podría no sentirse como mucho. Más allá de las cosas que realmente necesitas, por ejemplo un guardarropa básico, accesorios adicionales o un par de botas de invierno no cuentan como necesidades.

Ahorra el último 20%

Una vez que hayas contabilizado el primer 80% de tus ingresos, con un 50% para las necesidades y un 30% para las necesidades, quedarás con el 20%. Esta última parte debe reservarse para ahorros y reembolsos de deuda adicionales, dependiendo de tus circunstancias.

  • Compartir: