Marianne Malí: Emigrar es meter tu vida en dos maletas

 
Sáb, 07/06/2019 - 09:00
La artista venezolana radicada en Panamá hace 4 años, es también gestora cultural. Lanzará su primer álbum como solista, con ritmos panameños y canciones de protesta.

Hace cuatro años la artista y gestora cultural Marianne Malí salió de su natal Venezuela, obligada por la difícil situación social, económica y política del país bolivariano. Llegó a Panamá con solo dos maletas, muchos temores y ganas de comenzar de nuevo.

No ha sido un camino fácil, pero ella ha encontrado satisfacciones y bendiciones en Panamá. Y ahora le quiere retribuir al Istmo todo lo recibido: para su primer trabajo discográfico, que está próximo a lanzar, se ha inspirado en los ritmos y la cultura local, que ha fusionado con el sentimiento del blues, la versatilidad del jazz y el movimiento del swing. También se dejan ver matices de protesta y del dolor de dejar todo para emigrar.

Músico, cantante y compositora, Marianne inició su carrera musical desde los 4 años de edad, maneja instrumentos como guitarra y mandolina. A sus 15 años de edad representó a Venezuela como mandolinista en encuentros nacionales e internacionales, participó en numerosas ferias de música típica de Venezuela y Portugal, país con el cual guarda afinidad cultural.

 
En su país creó una Fundación llamada "Gente que siente", entidad que prestaba instrucción musical gratuita a niños y adolescentes, y actualmente está apoyando la Fundación ProMusik para la enseñanza de la producción musical  y a Guataca Producciones, fundación para la promoción de la música panameña e internacional.  

Ha compartido tarima con artistas como Malanga, Johnny Sigal, Aquiles Báez, Chipi Chacón, El Pollo Brito, Vinilo Versus, Laura Guevara, Mariaca Semprum, Horacio Blanco, Guaco y figuras Internacionales como Marroon 5, Duran Duran y Jarabe de Palo. 

Es ingeniero industrial con una especialización en Gerencia General, conocimiento que le servió para establecer e inaugurar, en 2011, el bar de conciertos más grande del Venezuela llamado  “El Teatro Bar Valencia”, epicentro cultural que albergaba a más de 700 espectadores, y donde se presentaron artistas de la talla de Jarabe de Palo, la Mala Rodríguez, El Cuarteto de Nos, Don Tetto, Servando y Florentino, la Vida Boheme, los Amigos Invisibles y cientos de agrupaciones nacionales e internacionales. 

Sus composiciones han alcanzando los primeros lugares del Record Report venezolano, rompiendo una marca de 12 semanas en el Nro. 1 en la cartelera Pop & Rock del año 2006 con la canción “Me Desenfocas”, en el año 2009 bajo la misma disquera sacó un segundo disco titulado "Un tanto más". En donde debutó como productora, y llegó nuevamente a los primeros lugares del Hit Parade venezolano con “La reina del lugar”. Así mismo alcanzó la pantalla grande con “No te detengas”, canción que forma parte del soundtrack de la película las "Caras del diablo". 

Productora de Guataca Panamá, ha compartido tarima con Roberto Delgado y su Big Band, con Idania Dowman la dama del Jazz de Panamá, con Christian Torres y Randy Cuevas de los Rabanes.  

Quien mira tu carrera en tu país se da cuenta de que estaba en crecimiento. ¿Qué te trajo hasta Panamá? ¡Acaso fue la situación socio-política de Venezuela?

Yo llegué aquí hace poco más de 4 años. Trabajé por la cultura de mi país lo más que pude hasta que llegó un punto de ¡ya no más! Tenía un teatro allá, un lugar de conciertos, y ya no se pudo, era muy peligroso hasta para los mismos músicos. Así que sí, en ese momento decidimos salir. Llegué para estar con mi pareja (también venezolano), él llegó mucho antes porque lo trasladaron, duró un tiempo acá, mientras yo cerraba todo en Venezuela y hacía todo el tema administrativo que eso conlleva.

¿Cómo ha sido tu experiencia en Panamá?

La suerte y bendición que me dio Dios fue llegar a Panamá donde conseguí amigos panameños que hoy son prácticamente familia. Desde que llegué dije que quería seguir impulsando la cultura, y lograr que Panamá sea un mejor país. De allí sale Noches de Guataca en Panamá.

¿En qué consiste Noches de Guataca?

Es originalmente una fundación venezolana para el rescate de la música venezolana. Se generó en Venezuela y a causa de la situación política actual, toda la migración y diáspora que ha tenido el país, hoy está en 7 países (la sede es Miami y está también en México, New York, Houston, Panamá, Caracas y España). Hacemos eventos una vez al mes.

Al momento de llegar aquí dije que quería reunir a los hermanos panameños y venezolanos en una sola tarima para impulsar la música, que los venezolanos que estén aquí conozcan la música panameña, y los panameños la venezolana; que conozcan la cultura de sus hermanos, qué semenjanzas hay, qué diferencias, dónde nos unimos más (que siempre es a través de la música).

Panamá es el único país de todas las demás Guatacas donde en una tarima se monta a artistas que no son venezolanos. Hemos tenido a Roberto Delgado y su Big Band, Idania Dowman, Patricia Vlieg y un encuentro maravilloso de tambores maravilloso Colón con otros de la costa venezolana. Es unir lazos con la cultura panameña y retribuirle de alguna forma a un país que me ha dado tanto.

 Aquí ya vamos para tres años con las Noches de Guataca, y el proximo martes 9 de julio será la primera vez que cantaré ahí desde que la traje para acá, con mi música y músicos panameños.

¿Qué puede esperar el público de ti en la próxima Noche de Guataca?

El día martes presentaré dos canciones que han salido acá que tienen ese 'feeling', sabor panameño... Los músicos son mis amigos, tenemos conociéndonos prácticamente desde que llegué, precisamente por estar en este tema cultural. Los ubiqué para que le dieran el sabor panameño que necesita esa música.

Una de las canciones es una cosa muy loca, es una versión de la canción de René Renegado, "Mi bicicleta". Guataca tiene la ley que debes tocar una canción panameña y una venezolana, fuera de todo lo demás que quieras, entonces esa es la primera canción que yo escuché acá en una boda que me invitaron y todo mundo la cantaba... Dije '¡wow, esta es la canción a la que quiero hacerle el cover'. Va a sonar distinto porque tengo un montón de jazzistas detrás.

 La música después pueden conseguirla en Spotyfy, iTunes y Youtube.

¿Qué te motivó a hacer tu primer trabajo?

Pasaron 4 años desde que llegué a Panamá, durante esa época me dediqué a la cultura y dije 'ahora sí me toca cantar'.

¿En qué consiste tu primer álbum?  ¿Qué buscas proyectar?

Las canciones que han salido aquí en Panamá tienen la increíble marca latina, influencia de murga, incluso hasta plena...  Las cosas que han salido aquí tienen sabor, algo que no sé cómo explicártelo, pero lo que sale es Caribe, música que tiene mucha influencia de lo que normalmente estás escuchando: en febrero tienes casi todo un mes con murga de lado y lado, prendes la radio, te montas al Uber y escuchas plena, que aunque no es música de raíz, como el tamborito, sigue siendo de acá. Aquí se consume música que es hecha en casa'. Entonces dije 'hay que hacer música', me puse a componer y lo que ha salido es pura cosa para mover el cuerpo.

¿Todas las canciones son de tu autoría?

Son cosas mías. Ya yo había hecho piezas de protesta, tuve una censurada allá (en Venezuela) porque protestaba por la situación del país, y cuando salí también hice una canción de cómo meter toda una vida en una sola maleta. Cuando la gente emigra, lo hace con dos maletas, y es meter toda una vida allí. ¿Dónde metes el perro, la guitarra, ese dibujo que le hiciste a tu papá cuando eras pequeña? 

Vemos que incluyes muchos ritmos y raíces en el trabajo. Pero ¿cómo definirías normalmente tu estilo?

La música que hago es latin pop, ya sea que tenga unos tintes de jazz, de blues, latinos... 

¿Qué opinas de la industria cultural en Panamá?

La industria existe, que es lo principal. Cuando llegas acá te das cuenta que hay tanto músico... levantas una alfombra y te sale uno, ¡es increíble! Y te das cuenta que todavía hay locales que ponen música en vivo, están los casinos, es una tarima que no se ve ni en New York, donde puedes ver una banda de 16 personas todos los fines de semana, en varios lugares. La industria está, hay que colaborar.

Yo desde que llegué tuve entre ceja y ceja explotar la cultura. Somos muchos intentando hacerlo, y los conozco a casi todos, porque hemos buscado unirnos para salir adelante. Creé una agenda cultural, que se llama Banana.Coctel, pero están otras como Que hay pa hoy, Arte pty, Panamá es teatro, Siempreeventos... hay una cantidad de personas como yo que estamos detrás diciendo que hay que apostarle a la cultura, porque hay una industria completa que puede salir adelante y Panamá tiene todas las condiciones. Está en un 8 y podemos llegar a 10.

¿Qué es lo que más te ha marcado de la música y la cultura local?

De la música, lo jocosas que son las letras. Consigues ese humor en las letras, un Pedrito Altamiranda que te echa los chistes, que fue censurado en un momento, pero tienes todas las historias allí; consigues combos nacionales, la música de raíz que es movida, y aunque las letras sean tristes, es esperanzadora. Hay toda una historia detrás de caerse y volverse a levantar, que tiene todo un país entero y que a través de su música lo expresa en las letras. Las canciones hablan de cabanga, pero te lo hablan con tonos felices. Esa parte me encanta.

De la cultura... el traje panameño es una de las cosas más hermosas. En algún momento me pondré una pollera.

Y los Carnavales, que uno se pregunta cómo todo un país puede gozar así de una época, sin estereotipos. La sociedad dice 'estoy en Carnaval, disfrutando de la vida'. Se toman ese mes para pensar que la humanidad se trata de un poquito más.

La próxima Noche de Guataca, donde Marianne presentará parte de su primer trabajo, se realizará en el teatro La Plaza, a partir de las 7:00 p.m. Más info en http://www.mariannemali.com/bio  

Leer más: Samuel Batista, el saxofonista de Santa Librada que deja en alto el nombre de Panamá

  • Compartir: