El futuro de la moda panameña

 
Lun, 11/26/2018 - 06:00
Una visión del crítico de moda José Luis Callejo, quien estuvo presente en Fashion Week Panamá 2018. El español considera que la moda local toma fuerza, pero es necesario desarrollar la vertebración de un tejido industrial
Por: José Luis Callejo (@jl.callejo)
Licenciado en Historia.
Experto en Comunicación de Moda y Tendencias

La última edición de Fashion Week Panama (FWP) nos dejó un buen sabor de boca y la cautivadora sensación de que la marca ‘Made in Panama’ se consolida como la apuesta más segura para el futuro del diseño nacional. La reciente creación de la Asociación de Diseñadores de Moda y Afines de Panamá (ADIMAP), organización que reúne a los más jóvenes y activos profesionales del sector en el país, representa un paso firme hacia la internacionalización del producto panameño, cuyos integrantes confían en sentar las bases de una incipiente industria, en la que los artesanos locales desempeñan un papel clave. Y es que en la calidad y el buen hacer de estos maestros, depositarios de las tradiciones textiles, radica la quintaesencia de la autenticidad.

Leer más: Fashion Week Panamá regresa renovado

Asimismo, el fortalecimiento de la estructura productiva nacional constituye la principal garantía de viabilidad para los nuevos proyectos creativos, responsables del posicionamiento de la emergente moda ‘Made in Panama’. Por consiguiente, la vertebración de un tejido industrial que lo sustente resultará el más ambicioso de sus objetivos. Estos son los principales retos para la modernización de un sector en alza, que aspira a convertirse en motor de cambio y transformación sociocultural.  

Con el horizonte de la celebración de los 500 años de la fundación de su capital en 2019, Panamá ha de reivindicar sus raíces culturales y convertir este patrimonio en su acervo universal, un valor añadido de inspiración global para sus artistas y creadores, como coreógrafos de la imagen internacional del país. Este nuevo contexto representa un desafío para el emprendimiento dentro del sector de la moda, espejo siempre fiel de la realidad social y la identidad colectiva. De este modo, una mirada introspectiva desde el arte y el diseño implica también la redefinición de la marca país, que reflejará esta nueva corriente de renovación y el carácter de una sociedad joven, moderna y competitiva. 

Ante estas perspectivas, FWP, que en su próxima edición alcanzará su mayoría de edad, tiene la responsabilidad de canalizar estos aires de cambio y liderar una transformación más profunda desde sus bases, cuyas expectativas superen el umbral de la fashion exhibit y su estético escaparate. Un punto de inflexión y un nuevo escenario, en el que entablar un diálogo de sinergias entre todos sus actores para favorecer así el networking profesional, mediante alianzas estratégicas para posicionar la referencia ‘Made in Panama’. En este sentido, su activo más importante es la gente joven, los más entusiastas y comprometidos entre sus filas, y entre los que también se encuentra el necesario relevo generacional.

Leer más: Hélène Breebaart reinventó la belleza de la naturaleza panameña en FWP

Así y con todo, los objetivos de sostenibilidad y competitividad de FWP pasan por fortalecer la feria desde el punto de vista comercial, conceder un mayor protagonismo a las colecciones nacionales e incrementar la presencia de prensa especializada y líderes de opinión. En definitiva, una suma de esfuerzos y un trabajo en equipo enfocados a convencer a los responsables políticos de la capacidad dinamizadora del sector y del volumen de negocio de una floreciente industria, a la que auguro un prometedor futuro. ¡Larga vida a la moda panameña!

 

 

Video Embed: 
  • Compartir: