Atrévete a conocerte más con esta guía. ¡Te sorprenderás!

 
Jue, 02/13/2020 - 15:47
Es una práctica muy bonita estar abiertos a aprender y desaprender lo más que podamos, sobre todo de nosotros mismos.
Es gratificante conocer a una persona que no cree que lo sabe todo y está dispuesta a escuchar los diferentes puntos de vista, incluso que no piense saberlo todo sobre sí mismo y no le tiene miedo a los “no sé”. 
 
Es una práctica muy bonita estar abiertos a aprender y desaprender lo más que podamos, sobre todo de nosotros mismos. Por eso te quiero dejar una pequeña guía de cómo atreverte a indagar un poco más de ti misma.
 
Primero que todo, trata de mantener una mentalidad de principiante, como los niños cuando empiezan a preguntar el porqué, cómo y para qué de todo, si tienes una duda no te quedes con ella, es peor no tener el conocimiento que pudiste haber adquirido si la hubieses hecho. 
 
Segundo, pasa tu tiempo con personas que también quieran crecer al igual que tú y que se mantengan curiosas sobre dónde vienen, a dónde van y por qué. Tu circulo social tiene una gran influencia en lo que haces y esto puede marcar un punto importante en tu viaje de autoconocimiento. 
 
Muchas cosas de las que vas descubriendo pueden agradarte y otras quizá no traigan muchas buenas noticias para ti. Lo importante es que a medida que te conoces, aunque el camino pueda volverse doloroso, es gratificante saber quiénes somos, por qué estamos donde estamos y lo más importante saber qué tenemos que cambiar para poder llegar aun más lejos.
 
 
Tercero, ponte la meta de aprender algo nuevo cada día, aunque no sea de tu rama o de lo que haces diariamente, simplemente aprender y ampliar el conocimiento que tienes del mundo, incluso permítete conocer cosas nuevas de ti misma, para esto evita frases como “no se que me pasó", y "no soy así” por frases como “no sabía que reaccionaba de esta manera, es algo nuevo que conocí de mí y si no me gustó voy a trabajar en cambiarlo”. 
 
Cuarto, aprende del fracaso. Suena duro porque todos hemos estado allí y no puedo decir que se experimentan las mejores emociones; además, disfrutarlo es casi irreal. Pero lo que sí se puede hacer es aprender de él, sacarle el jugo. Cada cosa que nos pasa incluyendo en las que no triunfamos, vienen a enseñarnos algo y aunque no creas son una escalera más para lograr lo que tanto hemos esperado con paciencia.
 
Quinto, deja de buscar respuestas absolutas a los problemas. Como ya te habrás dado cuenta no hay respuestas absolutas en cuanto a las maneras de hacer algo, hay miles de formas e infinitas posibilidades de como vayan a resultar. Por eso, mantente abierta a esa infinidad de posibilidades, a intentarlas y salir de tu área de confort si así lo requieres; si fracasas en una lo intentas con otra, cambia el plan pero no la meta. 
 
Sexto, es algo que repito mucho pero que nunca está más decirlo: sal de tu área de confort, la comodidad nunca trae nada bueno ni extraordinario, procura disfrutar el proceso de las nuevas oportunidades porque cuando las tomas también descubres nuevas facetas de ti que no habías visto ni imaginado antes.

Leer más: ¿Cómo sé que necesito un coach de metas?

  • Compartir: