Aprende cómo incluir la educación emocional en casa

 
Jue, 06/06/2019 - 06:00
Hay que ser muy cuidadoso con lo que hacemos y decimos delante del niño, enséñale cosas que lo hagan crecer personalmente y recuérdale lo importante que es para ti.
El pasado 25 de mayo asistí al taller “Hablemos de educación emocional” en Aditi. Fue dictado por la psicóloga clínica de niños y adolescentes Ana Cristina García de Paredes y la psicóloga Stephanie Smith; ambas especializadas en disciplina positiva en la familia. El taller estuvo lleno de herramientas para trabajar con niños en casa y en el aula. 
 
Me encantó ver a los padres de familia y maestros con el interés por brindarle a los niños de hoy algo más allá que solo una educación académica, verlos dispuestos a abrir un espacio para la educación emocional en casa y así poder criar niños más saludables que sean en un futuro adultos estables. 
 
Es importante recordar que la educación emocional empieza desde uno mismo. ¿Has notado que los niños imitan todo lo que hace el adulto? Bueno, hay que ser muy cuidadoso con lo que hacemos y decimos delante del niño, enséñale cosas que lo hagan crecer personalmente y recuérdale lo importante que es para ti. Para que puedas hacer esto posible te daré algunos tips que dieron en el taller “Hablemos de educación emocional”:
 
Sé su espejo. La mayoría de las veces cuando tu hijo está enojado o triste no sabe identificar que lo está y puede ser posible que ni siquiera recuerde por qué se siente así. Es importante reconocer y darle nombre a la emoción que está sintiendo, como por ejemplo: “Sé que estás enojado, cuéntame ¿qué sucedió?”. Al darle nombre a la emoción irán aprendiendo a identificar por sí solos lo que sienten y por qué se sienten de esa manera en determinados momentos.
 
Dale opciones. Cuando notes que se siente enojado, triste o frustrado, trata de darle opciones en vez de instrucciones. Esto hará que el niño, por sí mismo, pueda elegir la solución que lo haga sentir más seguro en estas situaciones. Darle alternativas hace que seas flexible, pero sin perder la autoridad, ya que las opciones las pones tú dentro de los parámetros que establezcas. Además, logras que el niño desarrolle su creatividad a la hora de tomar sus propias decisiones.
 
Coméntaselo, no te lo quedes. ¿Te levantas todas las madrugadas a hacerle la lonchera a tus hijos? ¿Haces una larga fila de carros para poder recogerlos en escuela? ¿Cuándo se sienten mal eres capaz de dejar todo por ir a ver cómo están? Seguramente sí, y como adultos, sabemos que estos son actos de amor. Pero, ¿crees que ellos lo adivinan si no se los dices? La verdad es que pueden pensar que es tu responsabilidad y rol como acudiente. Por eso, es importante que le digas que los amas, que todo lo que haces por ellos es justo por esa razón, míralos a los ojos cuando se los dices. Podría sonar sencillo, pero ellos guardan estos recuerdos en su mochila emocional para siempre.
 
¡El cuerpo también habla! Cuida tu lenguaje corporal, a veces este habla sin que tengamos que abrir la boca. Cuando te dirijas a tu hijo cuida que lo que estés diciendo vaya acorde con lo que estés haciendo.
 
¿Cómo te sentiste hoy? Cuando llegue del colegio procura hacerle esta pregunta, es importante ponerle atención a lo académico, pero también está bien dejarlo a un lado por un momento para preguntarle a tu hijo cómo se sintió hoy, y si tuvo un mal día, hacerle saber que todos tenemos días malos, pero que no significa que siempre será igual.
 
Valida sus emociones. Así como estar feliz y reírse está bien, estar triste y llorar también. Cuando el niño llore por un juguete roto o porque no lo invitaron a un cumpleaños de un compañero evita las frases como “no llores, no es para tanto”. Recuerda que este tipo de situaciones pueden sonar simples, pero en ese momento para el niño lo es todo. Puedes validarlo con la siguiente frase: “Sé que es duro que tu amigo no te haya invitado a la fiesta, si a mí me hubiese pasado eso, estaría igual que tú”.
 
Si te interesan estos temas, puedes encontrar a las psicólogas Ana Cristina García de Paredes y Stephanie Smithen en Instagram como @menteencambio y @studybuddypty, donde comparten importante información sobre crianza, salud emocional y relaciones sanas enfocada en niños y adolescentes.
 
  • Compartir: