Una conversación sobre el acoso sexual en Panamá

 
Jue, 01/23/2020 - 10:30
En el marco del estreno de la película "El escándalo" (Bombshell) en el país, recientemente se realizó un conversatorio para sensibilizar sobre el controversial tema. Descubre los detalles del evento patrocinado por Mujer.

En 2017 surgió en Estados Unidos el movimiento #MeToo (#YoTambién), que arrancó en las redes sociales para denunciar públicamente la agresión y el acoso sexual en Hollywood y se extendió rápidamente a las masas.

Uno de los casos que impulsó el #MeToo fue el de las 20 denuncias de acoso sexual que hicieron periodistas y presentadoras contra Roger Alies, cofundador de Fox News, quien gracias a esto fue retirado de su cargo en 2016.

Hoy, 23 de enero, llega a los cines de Panamá una cinta basada en esta historia real que revolucionó, no solo los medios estadounidenses, sino al mundo entero.

"El Escándalo" (Bombshell), es la cinta dirigida por Jay Roach que nos adentra en el sonado caso por medio de las actuaciones de las protagonistas Nicole Kidman, Charlize Theron y Margot Robbie. En el marco del estreno en Panamá, el pasado 20 de enero la distribuidora de películas Balun Films realizó el conversatorio "Hablemos sobre acoso sexual en Panamá". Mujer, comprometida con el empoderamiento femenino, fue uno de los patrocinadores del conversatorio.

Visibilizar el problema

El evento fue un momento de sensibilización sobre el controversial tema del acoso sexual, especialmente en el ámbito laboral, que es muy difícil abarcar pero que necesita ser visibilizado para crear conciencia en la sociedad.

La cita fue en la librería el Hombre de la Mancha, en Multiplaza, y contó con la participación de la actriz y activista Gaby Gnazzo, la abogada y escritora Olga de Obaldía, la diputada suplente Yahaira Perén y el psicólogo especialista en temas de Derechos humanos, Juan Lu.

Para Olga de Obaldía, directora ejecutiva de la Fundación Para el Desarrollo de la Libertad Ciudadana, este tipo de cintas ayudan a visibilizar y a tomar conciencia sobre el tema del acoso, especialmente cuando "está tan normalizado", pero es necesario que las mujeres "quemen el rancho" y hagan las cosas de manera distinta.

"Siento que culturalmente hablando sigue siendo difícil decir 'me pasó', especialmente en los ambientes laborales. Hay una presión desde las redes a mostrarse cumpliendo ciertos estándares estéticos y de empoderamiento que generan una ficción en la narrativa de la historia, eso crea una barrera para poder denunciar. También genera el exhibicionismo. Es un tema complejo", señaló.

De Obaldía cree que estamos llegando un poco tarde al movimiento #MeToo. "En Panamá hay un tema cultural muy fuerte con el tema del acoso laboral en varios aspectos, y uno de ellos es el sexual. Si bien tenemos algunas normas en el Código de trabajo y otras que pudieran tutelar esas circunstancias, la verdad es que no es tanto un tema de leyes sino de la voluntad de hacer cumplirlas", resalta.

Es así como exhorta a la sociedad a "desaprender conductas que tenemos muy normalizadas, intrínsecamente valoradas de manera distorsionada", sobre cómo se relacionan entre sí las personas en un ambiente laboral. "Todos merecemos respeto y esto no es nada más un tema de mujeres sino de seres humanos y de poder hacer su trabajo sin tener que pasar por acoso".

Educar desde el hogar

La diputada suplente Yahaira Perén fue otra de las panelistas. Enfatizó el tema del abuso como un problema de educación desde el hogar. "Realmente tenemos una crisis social. Hay una falta de respeto hacia la figura femenina y la dignidad humana ".

Según Perén, estamos repitiendo patrones y es menester cambiar los paradigmas, en lugar de hacer leyes nuevas, pues existe un marco legal y la Constitución de la República promueve la igualdad de derechos. "No es crear más leyes o algo nuevo, sino impulsar lo que ya hay. Hemos heredado la cultura del acoso y somos víctimas de la misma, el hombre cree que acosar a una mujer es sinónimo de galantería; tenemos que enseñar a nuestros pequeños que este modelo no es el correcto".

Crear una nueva masculinidad

Para el psicólogo Juan Lu la cultura del acoso sexual aún es vigente y está más normalizada que nunca en nuestro diario vivir. "Las mujeres viven acoso sexual desde que salen de su casa en su comunidad hasta que llega al trabajo. Al normalizar las situaciones quienes deben protegerlas, ellas se sienten en desventaja y piensan que nadie les va a ayudar ni a garantizar su defensa".

Pero no es solo un tema de ellas, también lo viven los hombres. "El acoso sexual se sale de lo heteronormativo. No existe un código de ética entre hombres, también se hacen daño ellos mismos".

El psicólogo se refirió a la necesidad de una nueva masculinidad. "El hombre debe atravesar un proceso de deconstrucción porque ha sido criado y educado para gobernar, para decir que tiene el control, la supremacía y que todo debe girar en torno a él. Debemos hablar de un nuevo proceso de formación del ser hombre, uno que es más empático a la necesidades o vivencias de las mujeres, a la responsabilidades dentro del hogar".

Insistió que formar en nuevas masculinidades garantiza una sociedad más justa y equitativa, porque el hombre se cuestionará sobre los privilegios con los que ha crecido y entenderá que la mujer debe tener, por derecho, las mismas condiciones que él.

"Es preciso aprender y desaprender para lograr igualdad. Hagamos de cada violación de derechos un escándalo. Es el silencio donde se cuecen los peores abusos", destacó Lu.

Unir fuerzas, sin juzgar

La feminista Gaby Gnazzo fue otra de las panelistas del foro. Comentó que en Panamá no hay libertad plena para denunciar e intentan callar a las féminas cuando hablan "mucho". Además, cuando se da una situación de acoso sexual, muchas prefieren callar por miedo a ser señaladas y revictimizadas. "Todas las mujeres sufrimos acoso en Panamá a diario, no solo laboralmente sino también en las calles. Muchas deciden callar porque sienten que no se les va a proteger, que nos las van a ayudar, que no va a pasar nada, que las van a condenar... porque siempre la culpa es de una".

Gaby se muestra positiva porque siente que se está visualizando más el problema del acoso con iniciativas como el foro y los movimientos que han surgido para discutir el tema, pero opina que todavía hace falta unir fuerzas, sin juzgar. "Debemos entender que todas somos diferentes y aceptarnos como somos. Así podremos apoyarnos y tener esa camaradería como mujeres".

Exhortó a las féminas a alzar la voz. "Sé lo difícil que es abrirse y decirlo, pero no tienes por qué seguir aguantando, hay formas y lugares. Existen movimientos como Me pasó y Un violador en tu camino, que abren las puertas para que lo cuentes y sea visible, pero lo más importante es darte cuenta de que no estás sola, que la mayoría de mujeres han pasado por eso de alguna forma y que hay instituciones que te pueden ayudar".

Para la actriz la única forma de lograr un cambio real es "apoyarnos , entendernos, hablar... aunque no pensemos igual".

Leer más: Medidas de precaución para no morir al tomarte una 'selfie'

  • Compartir: