Nunca es tarde, ¡comienza a ejercitarte!

 
Mar, 11/19/2019 - 06:00
El ejercicio no solo te cambia el cuerpo, también tu mente, tu actitud y tu estado de ánimo.
¿Te ha pasado que a tu amiga le funciona una dieta o una rutina de ejercicios, pero a ti no? La nutrición post-moderna nos lleva al concepto de bio-individualidad, planteado y desarrollado por Joshua Rosenthal, fundador de The Institute for Integrative Nutrition (Escuela de nutrición holística basada en Nueva York).  Básicamente la bio-individualidad toma en consideración que nuestros cuerpos son muy diferentes y tenemos necesidades únicas tanto de alimentación como de estilos de vida. Es por ello que algunas personas prosperan con ciertas dietas y otras no. Así mismo, hay tipos de ejercicio para cada individuo. ¡No hay nada de malo contigo! Esto se debe simplemente a la bio-individualidad, la cual se afecta por tu edad, género, herencia, tipo de cuerpo, estilo de vida y ocupación, entre otros factores.
 
Una alimentación adecuada es esencial para una vida sana, pero sin la actividad física regular no hay alimentación saludable que pueda compensar la falta de movimiento. Así como algunos alimentos nos protegen de enfermedades crónicas, la actividad física regular tiene su lista de comprobados beneficios para la salud. Sin el ejercicio físico constante se te hará́ difícil llegar a tu potencial físico-mental y alcanzar tu bienestar integral. 
 
El ejercicio nos brinda beneficios tanto biológicos como psicológicos: 

BIOLÓGICOS:

  • Controla el peso
  • Regula la presión sanguínea y la rigidez arterial
  • Mejora la calidad del sueño
  • Retrasa la pérdida de masa y fuerza muscular
  • Mejora el equilibrio y la coordinación
  • Incrementa la flexibilidad
  • Mejora la digestión
  • Reduce la osteoporosis
  • Disminuye la tensión de las articulaciones y el dolor de espalda 
  • Disminuye la incidencia de enfermedades del corazón
  • Reduce el daño miocárdico existente 
  • Disminuye la inflamación
  • Mejora la función inmune
  • Disminuye la esteatosis hepática y la enfermedad del hígado graso
  • Mejora la sensibilidad a la insulina y reduce el riesgo de diabetes tipo 2

PSICOLÓGICOS:

  • Aumenta los niveles de energía 
  • Mejora la función cognitiva
  • Produce químicos de la felicidad
  • Reduce el riesgo de depresión y ansiedad
  • Alivia síntomas del estrés
  • Aumento de autoconfianza
  • Mejora la memoria
  • Aumenta la capacidad cerebral 
  • Ayuda a controlar adicciones

¿Cuánto y qué tipo de ejercicio te beneficiarían más? 

Es importante mantener esto en mente cuando hablamos de ejercicio físico. A algunas personas les va mejor con ejercicios sencillos y de concentración, mientras que otras requieren actividades vigorosas. 
 
Hay muchas opciones. Prueba caminando, corriendo, montando bicicleta, nadando, haciendo yoga, pilates, boxeo o simples ejercicios de fuerza como planchas y sentadillas. Cuando encuentres lo que funciona para ti será más probable que lo hagas de forma consistente y puedas cosechar los beneficios, incluyendo aumento de energía, claridad mental, una óptima salud digestiva y mejor estado de ánimo. 
 
El ejercicio también produce la hormona que nos ayuda a sentirnos bien, la serotonina, la cual tiene un efecto estimulante en todo el cuerpo. Descubre lo que te gusta y aférrate a eso. Entonces, ¿cuál es el secreto de una rutina de ejercicios exitosa y consistente? ¡Compromiso! Puedes confiar en un amigo, un familiar, un entrenador o simplemente en tu propia fuerza de voluntad para mantenerte en control. 
 
Es una buena idea al principio tener un sistema de registro de tu progreso. Toma nota de tus ejercicios y revísalo contigo misma cada semana. No te olvides de tu cuidado personal: un masaje, una larga caminata o ver tu programa de TV favorito durante tu día libre sin sentirte culpable.
 
Reconoce todos los tipos de ejercicios que haces, ¿cómo te hacen sentir? Una vez que encuentres lo que realmente funciona para ti y comiences a notar los beneficios que vayas ganando, el ejercicio será como tu segunda naturaleza y tu cuerpo te agradecerá́ mucho por eso.
Como dice Kris Carr, "tu cuerpo se cura ocho veces más rápido cuando te ejercitas regularmente".
  • Compartir: